Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PREMIO CERVANTES 1994.

El jurado no tuvo en cuenta las afrentas, según Delibes

El resultado del Cervantes de este año se hizo esperar. Con más de una hora de retraso sobre lo anunciado, el jurado del máximo galardón de las letras españolas, acompañado por la ministra de Cultura, Carmen Alborch, dio a conocer el nombre del ganador, Mario Vargas Llosa, a una amplia representación de la prensa que esperaba explicaciones sobre las causas del retraso.Los rumores sobre una reñida deliberación en la que se suponían dos bandos, a favor y en contra de otorgarle el premio a uno de los finalistas, Camilo José Cela -el Nobel y eterno candidato que declaró hace poco que "el Cervantes está lo suficientemente desprestigiado y cubierto de mierda para que a mí me preocupe" y de quien ayer informaron, en su domicilio de Guadalajara, que estará ilocalizable durante los próximos tres días-, no pudieron ser confirmados a causa de la discreción del jurado. Miguel Delibes, uno de sus miembros y ganador de la anterior edición, dijo escuetamente que en la decisión final no se tomó en cuenta ninguna de las afrentas al premio". "El prestigio del Cervantes sigue estando por encima de todo eso", afirmó.

Los 30 candidatos se fueron eliminando por el procedimiento habitual en siete votaciones -en dos de ellas hubo empate, aunque no especificó entre quiénes-, según el crítico Rafael Conte, otro de los miembros del jurado. "No hubo más discusión que la habitual, Vargas Llosa ganó por amplia mayoría", dijo.

Además de Delibes y Conte, integraban el jurado Francisco Ayala, como presidente; Fernando Lázaro Carreter (de la Academia Española), Mariano Lebrón (de la Academia Dominicana), Josefina Aldecoa (de la Agencia Española de Cooperación Internacional), Luis González Seara (de Asuntos Exteriores) y Darío Villanueva (del Consejo de Universidades).

Dicotomía

Francisco Ayala comentó que con esta decisión "se rompe esa dicotomía artificiosa que repartía un año el Cervantes a un autor español y otro a un hispanoamericano. En este caso se trata de un escritor con la doble categoría de español y peruano. Todos somos de un solo lugar cuando escribimos en la lengua de Cervantes".

Ayala explicó el retraso del resultado como una consecuencia de la "suculenta comida" que se les ofreció, y añadió que las discusiones habían sido cordiales. "Había muchos candidatos buenos y posibles, desde García Márquez a Cela, pero el premio sólo podía concederse a una persona, y así se ha hecho tras deliberaciones secretas".

Lázaro Carreter no abundó en explicaciones sobre la importancia de este premio al ya nombrado académico de la lengua, que no pronunciará su discurso de ingreso hasta el próximo año. "Vargas Llosa es una personalidad mundial, un escritor con una obra inmensa, y hay poco que decir al respecto".

Mariano Lebrón quiso destacar, como latinoamericano, la importancia de la concesión al peruano. "Cervantes ha dejado de ser español hace mucho, es un autor universal", dijo. "Mario Vargas Llosa es uno de los grandes narradores hispanos de todos los tiempos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 1994