IU retira su enmienda para facilitar la aprobación del presupuesto andaluz

Partido Popular (PP) puso ayer contra las cuerdas a Izquierda Unida-Los Verdes con una estudiada partida de póquer para dejar bien claro que el PP es la única oposición al PSOE en Andalucía. Javier Arenas -cansado de que la coalición que dirige Luis Carlos Rejón acapare la contestación al Gobierno- respaldó la iniciativa de IU-Los Verdes para forzar la devolución del proyecto de ley de Presupuestos del ejecutivo de Manuel Chaves y obligó a Rejón a optar entre la izquierda y la derecha. Este, acorralado por el popular, no tuvo más remedio que retirar su enmienda a la totalidad.

El pleno vivió un momento de gran hilaridad cuando, en una de las votaciones, un ataque de risa de los diputados obligó a suspenderlo durante cinco minutos.Rejón sólo tuvo dos opciones para no aparecer ante sus electores como la muleta de la derecha: retirar la enmienda o abstenerse en su propia iniciativa para que ésta no prosperase. Optó por la primera, tras intentar, sin ningún éxito, sacar de sus casillas a Javier Arenas para que no votase su propuesta.

Ambas posibilidades fueron calificadas de "patéticas" por populares y socialistas. Arenas, en una intervención brillante, que incluso fue alabada en privado por los socialistas, le espetó al coordinador de IU una cita de Manuel Fraga: "No se puede soplar y sorber a la vez". Arenas puso en evidencia que la izquierda andaluza es incapaz de ponerse de acuerdo para sacar adelante las cuentas de la comunidad y que la única oposición al Gobierno es la que él encabeza.

Tensión hasta el fin

En 12 años de autonomía, jamás se había dibujado el escenario de ayer: incertidumbre hasta el último avance de las piezas, y la eventualidad de la devolución (le un proyecto de presupuestos que, por primera vez, no contó con el aval de la mayoría absoluta del PSOE.El planteamiento de Arenas fue éste: descolgarse con sorpresivo respaldo a la enmienda a la totalidad de IU-Los Verdes para colocar a Rejón en el fondo de un callejón sin salida.

No en vano, Arenas suele comentar que el PP está a cuatro diputados del PSOE (41 a 45) y que IU (20) es únicamente la llave. Al final, Chaves contará con los presupuestos presentados ante la Cámara y que ascienden a 1,9 billones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El pleno, que se convirtó en un pulso a tres bandas sufrió una suspensión de cinco minutos provocado por las risas de los diputados. Ocurrió cuando la secretaria de la Mesa, la socialista Hortensia Gutiérrez del Alamo, llamaba por tercera vez nominalmente a los diputados, y, al escuchar que una compañera de grupo decía sí cuando debía decir no, estalló en una carcajada.

No paró ahí la cosa. "Le ruego que deje continuar a otro miembro de la Mesa si está,indispuesta", comentó el presidente del Parlamento, Diego Valderas, lo que aumentó aún más el jolgorio. Su sustituto, el secretario segundo, el popular Juan Santaella, intentó continuar, pero al pronunciar el primer nombre estalló en risas, y Valderas, también a punto del colapso, no tuvo más remedio que suspender el pleno.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS