Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Así se nos escucha y respeta"

Nivia, Tamara, Esther, Beatriz y Rosa estudian en el colegio de educación infantil y primaria Don Quijote, que tiene 440 alumnos y está situado en el pueblo madrileño de Vallecas. Por sus pasillos se vive el revuelo que durante estos días están causando las elecciones al consejo escolar.En el patio hay carteles que así lo anuncian a padres y, alumnos, animándoles a participar. Y los estudiantes de 60, 70 y 80 de EGB están dispuestos a poner su granito de arena. Sus padres ya lo hicieron el lunes pasado, aunque no todos. Votaron sólo una cuarta parte.

Estas alumnas se acercan corriendo para dar su opinión y muestran mucho interés por lo que está pasando estos días. Todas ellas votaron el pasado martes por segunda vez en su vida, junto con otros 74 estudiantes de su centro. Su representante no tendrá voto, aunque sí tendrá voz.

Hay que votar porque así se nos respeta y se nos escucha de verdad", dice Nivia. Gaza, que tiene 15 años.

Los pequeños están más revueltos, empujan a los demás, se salen de la sola y se lo toman a broma. Pero no ocurre lo mismo con los alumnos del último curso de la EGB. Algunos se quejan de que los que salen elegidos "pasan" a menudo de ir a las reuniones y de que "deberían ser mas para que se les tome en serio".

Esther Ávila, que tiene 13 años y está en octavo, ya ha sido representante en el consejo escolar. Asegura. que los profesores y los padres siempre han escuchado sus por puestas, aunque no las han realizado, y tiene muy claro cuál ha sido su papel: "defender a los alumnos".

Sin embargo, dos compañeras suyas de octavo, Tamara Vidal y Rosa Rincón dicen que los que salen elegidos "muchas veces no van a las reuniones porque prefieren quedarse viendo la tele". Rosa cree que algunos candidatos se presentan "para que todo el mundo los conozca, porque se hacen más populares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 1994