Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empleo e Imade subvencionaron el mismo trabajo a la trama Ibercoop

La segunda jornada de comparecencias de la comisión de investigación del caso Ibercoop en la Asamblea regional sirvió para poner de manifiesto otra vez el elevado grado de penetración que el grupo de empresas Hades -especializado en la obtención de subvenciones de las administraciones públicas- logró en la Comunidad entre 1989 y 1992. Ese trabajo, propuesto por la firma Manufacturas Dentales, SA, perteneciente a la trama Ibercoop-Hades, obtuvo 3.810.212 pesetas de ayuda del Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade), dependiente orgánicamente de la Consejería de Economía, y otro tanto también de la Dirección Regional de Empleo de ese mismo departamento.

Sesión frustrante

La sesión, sin embargo, fue frustrante.. El objetivo era investigar con los responsables del Imade sus derivaciones con el caso Ibercoop. La comisión pretendía descifrar si ese grupo de empresas resultó o no beneficiado por subvenciones concedidas desde el propio Imade o la Dirección Regional de Empleo, qué dirige ahora Juan Navarro Barrios, socio fundador precisamente de una de las cooperativas de esa trama.Rufino Orfe, el director gerente del Imade en esos años investigados, sin embargo, se encuentra en Estados Unidos y no se presentó en la sala. Mientras tanto, sí acudieron a la Asamblea el director gerente anterior a la entrega de esas subvenciones por parte de la Comunidad, José Carlos López de la. Calle, y el inmediatamente posterior al conocimiento del caso, Pedro María Beraza. Los diputados les bombardearon con preguntas sobre el funcionamiento y los métodos seguidos en el cargo por su ausente compañero. El primero contestó asegurando que los desconocía y el segundo aprovechó la réplica para explicar que ya los había modificado.

En este sentido, fue muy criticado que la dirección del Imade permitiese durante esos años citados justificaciones, de pago de trabajos de asesoría efectuados por consultorías del grupo Ibercoop para otras empresas de la trama con simples talones al portado r de cuantías inferiores siempre a 500.000 pesetas, cantidades insuficientes para que los bancos llegasen nunca a reclamar la personalidad de los que acudían a cobrarlos.

José Carlos López de la Calle fue muy increpado por haber firmado él desde el Imade la contratación de Bernardino Seoane como asesor de este organismo. Seoane fue también uno de los socios de la cooperativa Ibercoop, así como apoderado o miembro del consejo de administración de al menos siete de las 12 empresas de esa trama. Los diputados y el ex gerente del Imade no se pusieron de acuerdo siquiera en lo que cobró Seoane durante su relación con el Imade, entre 1990 y 1991, que compatibilizó con sus puestos directivos en esas empresas. Hay un baile de cifras entre 6,9 millones y 9,5.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 1994