Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno, satisfecho

El Gobierno ha recibido con satisfacción el hecho de que opten sólo dos candidatos a la licencia de telefonía móvil. José Borrell, ministro de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, lo dejó claro ayer, al término de una comida que mantuvo con representantes de los dos consorcios aspirantes.Borrell agradeció a los asistentes el haber seguido su invitación para que los cinco grupos iniciales buscaran un punto de encuentro y se redujera la oferta, aunque no hasta el extremo de que quedara uno sólo, "porque entonces no habríamos podido adjudicar la licencia".

"Nos congratulamos porque quedan dos grupos con solvencia fuera de toda duda y sabemos ahora que, cualquiera que sea la elección, acertaremos", comentó.

No se refirió, sin embargo, a la dificultad añadida que supondrá optar por uno de los dos consorcios, ambos tecnológica y financieramente potentes. Fuentes del equipo técnico que prepara las condiciones de adjudicación han señalado que deberán manejarse "cientos de conceptos" en la valoración.

Borrell agregó que el proceso de adjudicación de la licencia de telefonía móvil se llevará a cabo "con las máximas garantías". En este sentido destacó que la fiabilidad en la adjudicación se apoyará en tres pilares. Por una parte, en la máxima transparencia, "que ha comenzado desde la publicación de las bases en las que figuran los criterios y los requisitos de la adjudicación". En segundo lugar, en la fiabilidad técnica del concurso "puesto que contamos para ello con los mejores expertos nacionales e internacionales". Y en tercer lugar en el control parlamentario, "puesto que 10 días después de la adjudicación explicaré en el Parlamento los criterios del fallo".

El ministró calificó el concurso de duro "porque es nuestra obligación hacerlo de esa manera" y aseguró que se cumplirán los plazos previstos, según los cuales la licencia se adjudicará en diciembre. Borrell añadió que se harán públicos algunos datos sobre la oferta ganadora -entre ellos la aportación al tesoro público- pero que otros nunca podrán desvelarse porque supondría dar ventajas a su otro competidor, Telefónica.

La licencia de la telefonía móvil es sólo uno de los pasos de un ambicioso proyecto de telecomunicaciones cuya estrategia explicará el próximo lunes el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 1994