Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chavela Vargas realiza su sueño de cantar en el Olympia parisino

Por fin Chavela Vargas vio cumplido su sueño de cantar, "como la gran Edith Piaf", en el Olympia. Con Pedro Almodóvar como maestro de ceremonias y jefe de prensa, la presentación de la gran artista mexicana en el célebre local parisino obtuvo un gran éxito. Una platea repleta, en la que se daba cita la numerosa colonia latinoamericana y las celebridades del mundo del espectáculo francés, acogió todas las canciones de Chavela con grandes aplausos. Ella repitió varias veces sus declaraciones de amor para con el público -"Mi amor, ahorita te concedo las que quieras y cantó durante más de dos horas.

Entre las personalidades que asistieron al recital estaban los actores Jeanne Moreau, Jean Marc Barr, Françoise Hardy, Jacques Dutronc y Valerie Lemercier que, a través del cineasta y sus películas, ya estaban familiarizados con los temas de Chavela, pero no con su sobria presencia, vestida con un jorongo rojo y acompañada de cuatro músicos, guitarristas y percusión. Las quince canciones del programa fueron desgranándose sin necesidad de traducción, como si todo el público comprendiese el español. Al final, el público aplaudió durante 15 minutos.

Durante cinco días Pedro Almodóvar ha acompañado a Chavela por París en sus distintas entrevistas con periodistas franceses que la descubrían. La vida tormentosa de la cantante y el desgarro de sus temas ha sorprendido a la prensa, que le ha dedicado un espacio considerable, estupefactos de tener ante ellos a una voz que recordaban de la película Kika, pero también de rancheras o boleros que creían himnos machistas y que en boca de Chavela adquirían otro sentido.

Dramas sentimentales

En el Olympia, Almodóvar, que iba acompañado de Bibí Andersen, se limitó a una breve introducción-homenaje en francés en la que recordó lo que las canciones de la artista habían significado para él cuando era muy joven y cómo se identificaba con los dramas sentimentales que explicaban sus tonadas.Después de esta actuación en París Chavela inicia una gira europea que ha de llevarla a Alemania y España, entre otros países, pero el paso por el Olympia tiene una significación especial para una Chavela que pareció muy distendida, que bromeó con los espectadores, escuchó cómo estos cantaban alguno de sus temas, relacionó algunas letras con los problemas que tuvo con la bebida en el pasado y siempre abordó con la elegancia y sencillez que caracteriza a la artista.

En el periódico parisino Liberation reproducían fascinados unas palabras que son como una declaración de principios de Chavela Vargas: "La vida ha sido generosa conmigo", dice, "cuando nací no lloré, sino que canté. A lo largo de. mi vida he cantado mucho más que llorado. Pero ambas cosas tienen mucho en común. Las dos son igualmente bellas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 1994