Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marruecos pide en la ONU la entrega de Ceuta y Melilla en un proceso similar al de Hong Kong

ENVIADO ESPECIALEl primer ministro de Marruecos, Abdelatif Filali, pidió ayer para Ceuta y Melilla una solución similar a la de Hong Kong y Macao, las colonias británica y portuguesa en territorio chino sobre las que Pekín recuperará en breve su soberanía. Filali pronunció ayer un discurso ante la 49ª Asamblea General de Naciones Unidas, en el que dedicó seis párrafos a exponer su revindicación sobre las plazas de soberanía españolas, una extensión inusual por parte del orador marroquí en ese foro.

El jefe del Gobierno marroquí formuló esta reivindicación justo antes de ofrecer un almuerzo en Nueva York a algunos embajadores y ministros, entre los que figuraba el titular español de Asuntos Exteriores, Javier Solana.

Recordó Filali que Hong Kong en 1997 y Macao en los próximos años van a volver bajo soberanía china, al tiempo que se desarrollan conversaciones entre España y el Reino Unido con el propósito de colocar de nuevo a Gibraltar bajo la autoridad del Gobierno de Madrid. "Éstos son procedimientos para alcanzar acuerdos que apoyamos firmemente", subrayó Filali. A continuación señaló que algunos enclaves en el norte de Marruecos están aún bajo la autoridad de España". "Desde su independencia", prosiguió el primer ministro, "mi país ha pedido sin cesar la devolución de esos enclaves para poder así concluir nuestra integridad territorial y poner un término a la disputa".,

Para Filali la "solución ideal" para Ceuta y Melilla consistirá en "seguir el mismo camino" que el recorrido en los casos de Hong Kong o Macao, porque está basado "en el diálogo y la comprensión". Se trata de "un camino inspirado en la lógica de nuestra era e implica sabiduría y la toma en consideración de los intereses de ambas partes".

El primer ministro hizo un alegato en pro de la célula -de reflexión hispano-marroquí sobre Ceuta y Melilla propuesta en 1987 por el rey Hassari II. "El objetivo de este pequeño grupo es reflexionar y consultar sobre este asunto" y si se crea será "el mejor marco para lograr un acuerdo que preserve los derechos soberanos de Marruecos y proteja los intereses económicos de España".

Esta frase sorprendió a algunos miembros de la delegación ministerial española porque omite mencionar los derechos de la población "residente en ambas plazas de soberanía, que la diplomacia española siempre ha considerado infinitamente. superiores a los de carácter económico.

"Seguimos estando convencidos", concluyó Filali, "de que los lazos entre España y Marruecos, así como sus relaciones de buena vecindad y su cooperación fructífera nos deben alentar a superar las dificultades colocadas en el camino que conduce al arreglo de esta disputa".

En el entorno del ministro español se reconoció que la parte dedicada a Ceuta y Melilla en el discurso era "larga", pero sobre el fondo de la cuestión era "moderada" al estar salpicada de alusiones a las buenas relaciones hispano-marroquíes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de septiembre de 1994

Más información

  • Discurso ante la Asamblea General del primer ministro, Abdelatif Filali