Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Crimea asume todos los poderes

Yuri Meshkov, presidente de Crimea, tomó ayer todo el poder en sus manos y suspendió las labores del Sóviet Supremo -el Parlamento de esa república autónoma que forma parte de Ucrania-, así como las de todos los sóviets locales o asambleas municipales. Esta decisión de Meshkov es una respuesta a los recortes de los poderes presidenciales aprobados por el legislativo el miércoles pasado, recortes que el presidente consideraba ilegales.

Las medidas presidenciales fueron anunciadas ayer por el propio Meshkov en una intervención por radio y televisión. El presidente de Crimea anunció la elaboración de una nueva Constitución que será sometida a referéndum el 9 de abril del año próximo y después, en el plazo de tres meses, se convocará a elecciones "a la Asamblea del Pueblo y los órganos de autogestión locales".El proyecto de la nueva Ley Fundamental será preparado por el Consejo Constitucional, a cuya formación está consagrado uno de los decretos promulgados por el presidente de Crimea. Hasta las próximas elecciones legislativas, Meshkov piensa gobernar por decreto, y la actual Constitución regirá en tanto no los contradiga.

Según Meslikov, el Sóviet Supremo está dominado por "un grupo corrupto" y "no es digno de continuar su labor legislativa". El Parlamento de Crimea "ha emprendido el camino del enfrentamiento con el poder legítimo" y al modificar la Ley de Presidente, de hecho, trató de dar "un golpe de Estado", según el presidente.

Meshkov dio el contragolpe después de reunirse el viernes con el presidente de Ucrania, Leonid Kuchina, quien llegó a descansar a Crimea. Aunque la reunión transcurrió a puerta cerrada, parece improbable que Meslikov no consultara las fu turas medidas con Kuchina, ya que la policía y el Ejército de la península se subordinan a Kiev. Kuchma, por su parte, declaró que apoya al presiden te [de Crimeal, elegido democráticamente por el pueblo".

Kuclima había hecho el jueves pasado una declaración en la que se mostraba sumamente preocupado por "el aumento de las tensiones entre el Sóviet Supremo y el presidente y su Gobierno" y advertía que no permitiría que el enfrentamiento se transformara "en un conflicto violento" o adquiriese otras formas que atenten contra la vida y la seguridad de los ciudadanos y que quebranten el orden constitucional en Ucrania".

El jefe del Sóviet Supremo de Crimea, Serguéi Tsévov, reunió ayer a la mesa del Legislativo para estudiar la situación creada después de los decretos de Meslikov y decidir con respecto a su constitucionalidad.

Sin valor jurídico

Un total de 78 de los 98 diputados que forman el Sóviet Supremo de Crimea sentenciaron que los decretos presidenciales carecen de validez jurídica, según la agencia Interfax.

Las modificaciones introducidas el miércoles pasado por el Sóviet Supremo privaban al presidente de su calidad de jefe del Estado y limitiban sus atribuciones a las propias de jefe del Ejecutivo. También privaban a Meslikov del derecho a nombrar a los jefes de las administraciones urbanas y de distrito, así como del de proponer al Legislativo los candidatos a jueces de los tribunales Constitucional, Supremo y de Arbitraje.

El talón de Aquiles de Ucrania

Crimea, península donde se encuentra la principal base de la Flota del mar Negro -fruto de la discordia entre Moscú y Kiev-, es el talón de Aquiles de Ucrania. Poblada por casi tres millones de habitantes, de los que cerca de las dos terceras partes son rusohablantes, que sueñan con unirse a Rusia..La península perteneció a la Federación Rusa hasta 1954, cuando Nikita Jrushov se la entregó a Ucrania. Después de la desintegración de la Unión Soviética, muchos políticos, tanto en Crimea como en Rusia, pusieron en duda la legitimidad de la decisión de Jrushov y el antiguo Parlamento ruso incluso llegó a pasar resoluciones en las que declaraba que Crimea era territorio ruso.

Fueron precisamente los prorrusos quienes ganaron las elecciones presidenciales de Crimea en enero pasado y dos meses después las parlamentarias. Es decir, los partidarios de una mayor autonomía de Crimea con respecto a Ucrania de una mayor integración -al menos económica- con Rusia dominaban tanto el poder Ejecutivo como el Legislativo. Sin embargo, pronto empezaron a aflorar las diferencias entre ambas ramas del poder debido a diferencias ideológicas que recuerdan el conflicto que enfrentó al presidente y al Sóviet Supremo en Rusia durante meses.

Yuri Meslikov eligió como jefe de Gobierno a Yevgueni Sabúrov, un economista liberal que había sido viceprimer ministro ruso, quien se llevó a Crimea a su equipo y ha tratado de introducir un programa de reformas económicas que el Parlamento conservador no ha aceptado.

El conflicto entre Sinferópol y Kiev se ha diluido para convertirse en un enfrentamiento entre las diferentes fuerzas políticas de Crimea. Esto le viene como anillo al dedo al nuevo presidente de Ucrania, Leonid Kuchina, quien puede apostar por Meslikov y ponerse de, acuerdo con él en un programa de reformas o puede, simplemente, intervenir y eliminar tanto al Ejecutivo como al Legislativo con el pretexto de evitar una guerra civil en la península.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 1994

Más información