Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Montserrat: infinidad

Vosotros, pues, habéis de orar así: 'Padre nuestro que estás en los cielos, / santificado sea el tu nombre'..."A esta montaña la han nombrado, apellidado, moteado: le han dicho castillo, navío, llamarada de fuego de piedra, sexo viril, música inacabada... Y nunca nada dará con la infinidad de Montserrat, que es Cataluña, es comunidad monástica y es santuario mariano de la Moreneta: y el subconsciente popular la asimila a su ser. Hemos culminado la subida de Montserrat en el momento preciso, a las 13.30 horas, cuando los 80 monjes benedictinos abandonan el trabajo y la oración y acuden al refectorio. Nos han convidado a su mesa; en este comedor, obra del arquitecto catalán Puig i Cadalfaech, las mesas alargadas acogen a los monjes y a los huéspedes cuando éstos no son número abultado; hoy son 17.

De pie se canta "bendice señor estos alimentos..."; nos sentamos en mesa de monjes; el silencio es de rigor; un monje inicia la lectura en catalán de un fragmento de la Biblia; aparecen los benedictinos cocineros con mandil blanco empujando el carro sobre el que están colocadas fuentes con el primer plato del almuerzo: macarrones con tomate, exquisitos; en las mesas ya estaban dispuestos los platos y cubiertos y frascas con agua unas y otras con vino blanco, fresco; el vino, muy honesto, llega al monasterio de un familiar de un monje que cultiva la viña en los campos de batalla del Ebro; los benedictinos usan servilleta que sacan de una bolsita de tela; de segundo, hoy, bacalao al pil-pil; de postre, peras del tiempo; todos los monjes pelan la pera con cuchillo y tenedor. Ha pasado media hora justa; concluyó el almuerzo y en pie se canta "gracias Señor ... Este monasterio fundado en el siglo XI con el lema Ora et labora dado a la vida interior contrasta con el santuario de la Virgen de Monserrat, símbolo popular; pero los años han creado un bloque, monjes, la Virgen y los catalanes; aquí se celebra la simbólica de Cataluña; el año pasado subió Sergi Bruguera en bicicleta con Induráin como mecánico para celebrar sus éxitos tenísticos; aquí se casaron el presidente Pujol y la cantante Montserrat Caballé; por este lugar han pasado el Papa, los Reyes, el príncipe Felipe, el Dala¡ Lama, Flerning...

El trabajo de la comunidad monástica incide en el pueblo devoto; los monjes tienen una editorial que publica 80 libros al año y en tiempos franquistas sacaba a la luz Serra d'or, revista mensual escrita en catalán como todo lo benedictino; sus páginas acogían a catalanistas perseguidos por la dictadura, incluso ateos, como Manuel Pedrolo, escritor y autor teatral que un día de los años sesenta, en París, nos descubrió con mucho elogio el premio Nobel irlandés Samuel Beckett; la identidad catalana del monasterio es palpable desde su fundación, "pero hoy hay que analizar su significado recorriendo tantos siglos de historia y no quedándose en el franquismo; hay que pensar, por ejemplo, que ahora cualquier grupo de personas puede reunirse donde quiera, y no tiene que venir aquí a encerrarse como entonces", nos matiza nuestro cicerone el monje Jordi Castanyer.

En Montserrat los benedictinos acogen a dos millones, largos de peregrinos y turistas al año: el doble que el museo Picasso de Barcelona; hay cafetería, restaurantes, self-service, cama para mil personas. Aquí cantan la salve todos los días los 50 niños de la Escolanía, la escuela musical más antigua de Europa que ya citó Alfonso X el Sabio en Las Cantigas, entran a los 10 años en régimen de internado, estudian cuatro años, cantan y todos aprenden a tocar el piano y otro instrumento.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción