Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gillo Pontecorvo zanja la polémica al apoyar a Vargas Llosa como jurado de la Mostra

Uno de los consejeros del Festival de Venecia vetó al escritor por "reaccionario"

Las declaraciones del cineasta Gillo Pontecorvo, responsable del festival de cine de Venecia, defendiendo a Mario Vargas Llosa como jurado de la próxima edición, tras los ataques de uno de los consejeros de la Bienal, el filósofo Umberto Curi que lo acusó de "reaccionario", han zanjado la polémica de días pasados. Pontecorvo y el presidente de Ia Bienal, Gianluigi Rondi, han sido muy claros en cuanto a no dar marcha atrás a un nombramiento que está a la espera de ratificación por el consejo del ente cultural. "Para mí Vargas Llosa es sólo un gran escritor. Me parece que flota en el ambiente un tono de sectarísmo que siempre he considerado negativo", ha dicho Pontecorvo.

Gianluigi Rondi ha llegado más allá: "Siempre he estimado a Umberto Curi, un profesor muy serio. Pero esta vez debe haber cogido una insolación". Y ha seguido: "Me sorprende que Curi defina su voto contrario como 'un veto'. Evidentemente, confunde la Bienal con el Consejo de Seguridad".Umberto Curi, director del Instituto Gramsci del Véneto y consejero de la Bienal por el PDS (Partido Democrático de la Izquierda, ex comunista), se ha opuesto a que el autor de La ciudad y los perros forme parte del jurado veneciano diciendo que ya le había vetado el año pasado, pero que volvía a levantar la polémica "porque Italia vive una situación de riesgo, donde se difuminan las distinciones políticas y culturales y se afloja la tensión democrática. Se acepta tranquilamente a la Alianza Nacional [neofascista] en el Gobierno y se pone a la izquierda y a la, derecha en el mismo plano, cuando no es así.

La ira de Zeffirelli

El filósofo ha añadido que jamás hubiera puesto un solo pero a Vargas Llosa como escritor ni a que una hipotética película suya participase en la Mostra. Pero considera que formar parte del jurado es diferente, "una elección de representación política y cultural de la Bienal", cuyos estatutos tienen "bien claro su carácter democrático".Umberto Curi dice no ver claro "cómo pueda representamos una persona que ha trabajado al servicio de las juntas militares suramericanas" y que "ha cogido dinero de la CIA".

Las explicaciones de Umberto Curi han encendido la ira del director de cine y senador de Forza Italia, Franco Zeffirelli, muy propenso a subirse al caballo de las furias apocalípticas, que ha empezado proponiendo hacer tabla rasa de la Bienal veneciana hundiéndola en el Adriático y, tras acercarse a la tesis de compló bolchevique en la Mostra, ha insultado a sus colegas Nanni Moretti y los hermanos Taviani, cineastas de izquierda, en términos que han hecho escribir a Tullio Kezich en el Corriere della Sera: "¿Estamos frente al hombre más gracioso de Italia o ante un Paranoico de encerrar? Conociéndole un poco, y queriéndole, me decidiría por la primera hipótesis y propondría que lo dejáramos divertirse, porque, como hemos visto en cien ocasiones, el florentino ladra, pero no muerde".

A Zeffirelli le ha contestado también el conde Giovanni Volpi, hijo del noble veneciano que instituyó las copas para los mejores intérpretes, y. que las entregará el 12 de septiembre. Volpi le pide que quite las manos de la Bienal, a la que tanto vilipendia; le recuerda que, pese a ello, no dudó en presentar en Venecia "su feo Toscanini" y le califica de "director primadonna" y de "mediocre".

El responsable de la Mostra de cine, Gillo Pontecorvo, autor de pleículas como La batalla de Argel u Operación ogro, ha dicho que se documentará "seriamente" con algunos amigos latinoamericanos sobre las actividades extraliterarias de Vargas Llosa. Pero ello no cambiará seguramente la designación del autor de Conversación en la catedral como jurado en la 51ª edición de este festival.

Pontecorvo recuerda que el escritor peruano nacionalizado español ha sido otras veces jurado de festivales cinematográficos, incluido el de Berlín. "Por esto", añade, "considero su presencia en nuestro jurado como una óptima adquisición".

La Mostra de Venecia, que se celebrará del 1 al 12 de septiembre próximos, contará con la participación de una sola película española, La teta y la luna de Bigas Luna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 1994