Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder luxemburgués, pendiente del voto de tres países

Sólo falta asegurar el voto de tres países (Bélgica, Holanda y España) para que los Doce alcancen hoy la unanimidad en torno al nombre del primer ministro luxemburgués, Jacques Santer, como sucesor de Jacques Delors al frente de la Comisión Europea. Alemania, que cuenta con la iniciativa política que le proporciona su presidencia semestral del Consejo Europeo, tiene la seguridad de alcanzar el consenso, una vez superadas las reticencias británicas y asegurado el apoyo de Francia a un candidato que tiene el francés como una de sus lenguas de trabajo habituales.Bélgica, Francia y el propio Luxemburgo apoyarán de nuevo la candidatura del primer ministro belga Jean-Luc Dehaene en un primer momento de la reunión, que empezará a las 16.30 de hoy y tiene previsto durar hasta las ocho y media. España apoyará previsiblemente la candidatura del holandés Ruud Lubbers, en la que se había comprometido Felipe González hace ya meses. Dada la escasa voluntad de resistencia a las presiones del canciller Helmut Kohl, la primera ronda de opiniones discrepantes servirá para legimitar la elección posterior de Santer sin que aparezca como una imposición alemana.

La reunión empezará, previsiblemente, en el punto en que formalmente quedó en Corfú el pasado día 24 de junio por la noche, cuando Dehaene obtuvo ocho votos, Lubbers tres y Leon Brittan uno solo. La siguiente votación, que dio 11 votos en favor de Dehaene y un voto, el británico, en contra, se considera que nunca llegó a realizarse, pues se efectuó en un contacto informal fuera de la reunión del Consejo Europeo.

El nombramiento de Santer sigue suscitando reacciones desfavorables. El Grupo Liberal del Parlamento Europeo indicó ayer que "es esencial que el Consejo Europeo nombre un sucesor de gran valor", al que exigen "la autoridad necesaria para mantener el equilibrio de las instituciones de la Unión, así como entre los grandes y los pequeños".

El socialdemócrata alemán Klaus Hänsch, candidato a la presidencia del Parlamento por parte de los dos grupos mayoritarios (populares y socialistas), dio a entender ayer también que no es imprescindible que los Doce obtengan el consenso hoy, pues hay todavía un cierto margen de tiempo. Hänsch desea, sin embargo, que la Cámara cumpla con su calendario para poder otorgar la confianza a la entera Comisión Europea en diciembre después de haber escuchado los programas de trabajo de los comisarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de julio de 1994