Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Asamblea regala a los cineastas las calles de 179 pueblos

Los diputados aprueban la ley que anula las tasas municipales para los rodajes

El pleno de la Asamblea aprobó ayer por unanimidad la proposición no de ley que exime del pago de tasas municipales a los productores de cine y crea una oficina general que agilizará la burocracia. El Consejo de Gobierno de la Comunidad instará a los ayuntamientos madrileños a suprimir los pagos que todavía existen por rodaje de películas y ocupación vial, y la Consejería de Educación y Cultura pondrá en marcha la oficina de cooperación en el plazo de tres meses.

"Pretendemos que rodar en la Comunidad de Madrid deje de ser una Misión de audaces y que los productores que vengan se encuentren en El séptimo cielo". Así resumió el diputado socialista José Luis García Alonso, ex director de producción cinematográfica según el libro Quién es quién en la Asamblea de Madrid, la medida que favorece a la industria audiovisual en la región.Todos los partidos políticos regionales (PP, PSOE e IU) apoyaron la proposición socialista con sólo algunas enmiendas de matiz. El PP cree, según dijo el diputado Juan Soler, que ni la Comunidad ni los ayuntamientos tienen competencias para suprimir las tasas.

Por su parte, la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró ayer que intentará reducir el impuesto. El municipio -gobernado por el PP- cobra a los productores por la reserva de espacio en la vía pública 801 pesetas por metro lineal cada 10 días. "Los mismos productores han reconocido que no es significativo en sus presupuestos. Sin embargo, hablaré con Hacienda para reducir la tasa", señaló Aguirre. La concejal no es partidaria de eliminar el impuesto. "Si la tasa es cero, el centro de Madrid estaría lleno de camiones de cine aparcados. Prestaremos ayuda facilitando infraestructura, como vallas, policía o información", añade.

En el debate en la Asamblea, el PSOE expresó que la Administración que pone el impuesto tiene la potestad de quitarlo.

También hubo discusión sobre la creación de la Oficina de Cooperación con la Industria Audiovisual. El PSOE e IU entienden que esa oficina podrá ocuparse, con personal de la Comunidad, de recibir y resolver las solicitudes de permisos de rodaje en escenarios naturales de la Comunidad. La oficina pondrá también a disposición de las productoras madrileñas, nacionales y extranjeras, material gráfico y audiovisual para la documentación y localización de exteriores.

Para el PP, dicha oficina no debe engordar la plantilla del personal autonómico. "Habría que ponerla en manos de las productoras", especificó Soler. El diputado del PP se mostró contrario a que se monte una "gestoría" para beneficiar al cine cuando esto no se hace con otras industrias.

La Comunidad se dirigirá también a la Delegación del Gobierno para que preste su colaboración en seguridad y vigilancia.

El representante de las productoras de cine españolas, Pedro Pérez, se declaró ayer optimista. "No pedimos una subvención, sino una conciencia de los poderes públicos de las ventajas de rodar cómodamente", señaló. "En Madrid se concentra el 70% de la actividad cinematográfica del país. Y a la ciudad le interesa atraer a productores nacionales y extranjeros con medidas favorables", añadió. José María Otero, director de la Fundación Procine, comentó que la Comunidad está haciendo una inversión, no un regalo a los productores. "Rodar en Madrid significa puestos de trabajo y actividad económica para la región", puntualizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 1994