Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tertulia sobre 'CeItibería show' resucita anecdotas de los años 60

"Dos botones de 14 a 16 años se necesitan. Preferible de baja estatura". "Se habla idiomas por seflas". "Se necesita chica para todo, se le concederá trato familiar, salvadas las naturales distancias". Éstas son algunas de las perlas que el periodista Luis Carandell recogió en 1970 en su obra Celtiberia show, cuya reedición se presentó ayer en Madrid durante un coloquio celebrado en la librería Crisol, de Madrid, en el que intervinieron Luis Carandell, el director de cine Manuel Gutiérrez Aragón, el dibujante Alfonso Ortuño, y José Angel Ezcurra, fundador y director de la revista Triunfo.En 1968 empezó en Triunfo la sección de la que luego saldría Celtiberia show, columna que pretendía, según Carandell, "retratar la España de entonces, encerrada en sí misma, y cocida en su propia salsa, a través de manifestaciones reales, anuncios de prensa, esquelas, tarjetas de visita, etcétera". "La sección tuvo fortuna y los lectores empezaron a enviarme materiales con que enriquecer mi celtibérico museillo. Sin la colaboración de los lectores habría sido imposible recoger tal cantidad de material", explicó Carandell, al tiempo que trufaba ejemplos que provocaron la hilaridad de la sala.

Quien pretenda saber cómo éramos los españoles hace 20 anos encontrará documentación abundante sobre casi todos los aspectos de la realidad española en las páginas de Celtiberia show. La España negra, La raza, Celtiberia piadoso, Familia, municipio, sindicato y Celtiberia sexual, son algunos de los capítulos del libro, a partir del cual, señaló Ezcurra, "términos como Celtiberia' y 'celtibérico' tuvieron un nuevo significado".

Alfonso Ortuño destacó la capacidad de Carandell "para ver e interpretar el abundante material celtibérico que la España de finales de los años 60 ofrecía", y Manuel Gutiérrez Aragón manifestó que Celtiberia show le sigue pareciendo "un libro que da risa y miedo". "Creo que la actitud y la tentación autoritaria que la obra refleja no han desaparecido del todo", dijo el cineasta. La de ayer fue la última tertulia que se celebra en la librería Crisol hasta el próximo mes de septiembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de junio de 1994