Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES

González asegura que la derecha se niega a admitir que la recuperación económica ya ha empezado

Alcázar de San Juan

Felipe González pidió ayer el voto para fortalecer la recuperación económica que, según insistió una y otra vez, ya empieza a ma nifestarse "aunque no quiera reconocerlo la derecha". González clamó en la plaza de toros de la localidad de Alcázar de San Juan (Ciudad Real): "Los banqueros y el presidente de la patronal CEOE admiten que se está saliendo de la crisis y los dirigentes del PP dicen que no. ¡A ver cómo se entiende! ¡Es un espectáculo grotesco!".

El líder del PSOE acusó al PP de tratar de que las europeas tengan una repercusión en la política interior y argumentó la necesidad de ganarlas para asegurar la estabilidad política. González sólo abandonó la moderación de su tono al final del mitin, cuando se fundió en la alegría del público, regocijado por la lluvia -la mayoría eran campesinos agobiados tras meses de sequía-, que coreaba los gritos de "Matutes, Aznar os vamos a ganar" y "Felipe, machote, arráncale el bigote".González, que aseguró que estuvo a punto de suspender el mitin por el atentado de ayer en Madrid, abandonó el tono duro contra la derecha y las alusiones al franquismo, y centró su mensaje en su confianza en la recuperación económica. "Empezamos a remontar la crisis a pesar del empeño de la derecha en no reconocerlo. Se están creando 2.000 puestos de trabajo al día".

En vez de atacar al PP cambió de estrategia y se situó como víctima de un acoso personal de los dirigentes del partido de Aznar, en clara referencia a la campaña por los escándalos de corrupción. Vinculó estos ataques al interés del PP por llegar rápido a La Moncloa y expresó su temor a que la estrategia de la tensión "deteriore el clima de convivencia" alcanzado en la transición democrática.

Pasó de puntillas sobre los escándalos de corrupción, reiteró la voluntad del Gobierno de combatirla a fondo, "tal y como se está viendo", y pidió tiempo "para recuperar la confianza en nosotros mismos y en la idea que de nosotros tienen en el exterior".

González insistió, una vez más, en un mensaje repetido por los socialistas en esta campaña: que las elecciones del día 12 son al Parlamento Europeo y no deben determinar la política interior. En un tono de añoranza dijo: "Si lo que se vota es quién va a defender mejor los intereses de España en Europa, estoy seguro de que ganaremos por visión y experiencia".

El cartel de ayer lo completaron el cabeza de lista Fernando Morán; el ex responsable del ACNUR en Bosnia, José María Mendiluce, y el presidente de Castilla-La Mancha, José Bono. Éste mantuvo un tono crítico con la derecha pero con matices, en línea con la nueva estrategia de los socialistas en esta segunda parte de la campaña. Bono distinguió entre "la derecha y algunos dirigentes del PP" que "no son precisamente descendientes de Adenauer". "Tienen otros difuntos y otras herencias" en referencia a Franco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de junio de 1994

Más información

  • El líder socialista modera el tono pero censura la política desestabilizadora del PP