El "agujero" no reconocido del grupo en Italia asciende a lo 18.311 millones

Entre los múltiples agujeros que el balance de Banesto presentaba el día de su intervención se encuentran los 18.311 millones de pesetas por minusvalías no reconocidas en el Gruppo Finanziario y en participaciones en el denominado Gruppo Uno Holding italiano.El origen de esta minusvalía se encuentra en la inversión que realizó Banesto, a través de una sociedad instrumental extranjera, Banesto Mediterranean Holding, en sociedades del Gruppo Uno Holding a partir del año 1990.

Apenas unos meses después de realizar la inversión, en el segundo semestre de 1991, este conglomerado italiano de empresas entró en una profunda crisis, que le llevó a una situación de quiebra técnica y suspensión de pagos.

Más información
La operativa del banquero
"Un irracional agregado de peras con manzanas"
Las irregularidades de Conde suman 400.840 millones

Como consecuencia de ello, los accionistas de Gruppo Uno, entre los que se encontraban tres bancos italianos, encargaron la reorganización y presentación de un plan de reflotamiento del holding en suspensión de pagos a una entidad financiera llamada Akros. El texto de la demanda destaca que Akros es un importante y prestigioso banco de negocios de Milán, especialista en este tipo de temas.

La necesidad de saneamiento del banco presidido por Mario Conde en este caso proviene de los riesgos asumidos por Banesto Mediterranean Holding, que financió distintas pérdidas del Gruppo Uno.

Una financiación, a su vez, que le provenía a Banesto Mediterranean Holding de Brightsum y Banesto Holding.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS