Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía acusa a la gran banca de ejercer "una, política oscura" en el sector seguros

Los grandes bancos ejercen "una política oscura9y en el sector asegurador y han emprendido una "insólita" retirada de algunas compañías de primera línea en favor de entidades extranjeras. El informe sobre el sector seguros 1993, elaborado por el Ministerio de Economía y presentado ayer, considera esta actitud como "un grave problema" porque supone "perder posiciones muy relevantes en un sector de gran futuro estratégico". Según Economía, el seguro -atravesó el pasado año una coyuntura muy adversa, si bien el volumen de primas creció casi un 10%. Respecto de los planes de pensiones, Economía confirmó que ganarán en liquidez, pero no obtendrán mayores ventajas fiscales.

El informe, elaborado por la dirección general de Seguros, pone como ejemplo compañías como La Estrella, La Unión y el Fénix o Banco Vitalicio, donde los grandes bancos han emprendido "una retirada insólita" y han mostrado "una política oscura respecto de su posición en el sector". Esta situación contrasta con la de países como Francia, Reino Unido o Alemania y constituye un grave problema" porque, supone ceder posiciones muy relevantes en un sector de gran futuro estratégico".A juicio de la Dirección General de Seguros, la venta por la banca de su posición de dominio en tres de las principales aseguradoras españolas a entidades extranjeras incide, además, en la inexistencia de capital español estable, lo que constituye "uno de los aspectos de mayor debilidad del sector".

El informe, que fue presentado ayer por el secretario de Estado de Economía, Alfredo Pastor, y por el director general de Seguros, Eduardo Aguilar, destaca también Ios pésimos resultados" registrados por grandes grupos extranjeros con presencia en España. Subraya, en este sentido, que algunas entidades foráneas estudian emprender reestructuraciones o incluso "deshacer sus inversiones" en este mercado.

Según el informe, los grupos extranjeros controlaban a 31 de diciembre del pasado año un 42,68% del capital social global desembolsado por las entidades del sector en España. Este dato supone un avance de 0,35 puntos respecto del año anterior. La cuota de mercado de las companías controladas por el capital extranjero era, a finales del pasado año, de un 30,94%, frente al 31,32% de 1992.

Una coyuntura adversa

El sector en su conjunto estuvo caracterizado el pasado año por "una coyuntura muy adversa", según Aguilar. La recesión económica, la inestabilidad de los mercados financieros, la débil situación del reaseguro y la reestructuración del sector, afectaron negativamente a las compañías aseguradoras. A pesar de ello, el volumen de primas alcanzó los 2,65 billones de pesetas, lo que representó una mejora del 9,98% respecto de 1992.

Por ramos de actividad, el de vida creció a una tasa del 8,68%, mientras que el resto aumentó un 10,63%. Los que más crecieron el pasado año fueron los seguros de asistencia en viaje, responsabilidad civil y multirriesgo y los que menos, incendio, crédito y caución.

Los resultados técnicos globales del sector, excluidos los beneficios procedentes de inversiones financieras, reflejaron el pasado un año un déficit equivalente al 6% del total de primas adquiridas, lo que supone una mejora de algo más de medio punto respecto de 1992.

En cuanto a la estructura, Seguros afirma que 1993 fue "desgraciadamente abundante en procesos de desaparición o desequilibrio de numerosas entidades". Así, el número de companías operativas pasó de 489 a 463. No obstante, esta cifra les excesiva" para el tamaño del mercado, según Seguros, como lo prueba el "escaso interés" de nuevos capitales por entrar en el negocio y el "escasísimo peso relativo" de buena parte de las empresas".

Fondos de pensiones

El informe de Seguros refleja asimismo un crecimiento del 22% en el patrimonio administrado por los fondos de pensiones, que superó en 1993 los 1,41 EL PAÍS billones de pesetas, un 2,34% del PIB. A este respecto, el secretario de Estado de Economía, Alfredo Pastor, confirmó ayer que los planes de pensiones gozarán de mayor liquidez y que se revisará el tope máximo de aportación anual, aunque no se aplicarán mayores ventajas fiscales.

Estas reformas se incluirán en la nueva Ley de Ordenación del Seguro Privado, que también endurecerá las exigencias de capitalización para las aseguradoras. Según explicó Pastor, se establecerán unos mínimos de capital de entre 350 y 1.500 millones de pesetas, según las ramas de actividad.

[Durante su intervención, Pastor negó que Hacienda haya dejado de ingresar medio billón de pesetas -como afirma CC OO- debido al sistema de tributación de los fondos de inversión.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 1994

Más información

  • Los fondos de inversiones tendrán más liquidez, pero no mayores ventajas fiscales