''Nos estrellan con estas corridas", dice Luguillano

David Luguillano asegura a a término del festejo de ayer haberse tornado con mucha filosofía el análisis del mismo, lo que no era óbice para que se pronunciase con firme rotundidad: "Nos estrellan con estas corridas imposibles, sobre todo a los toreros artistas como yo". Añadía que lo peor es que la empresa sabía desde un principio que los toros de Peñajara atraviesan un mal momento y sería un milagro que embistiesen.. Pese a estas palabras, el de Valladolid decía que quien estaba más afectado era Clemente Castro, su padre: "Parece mentira, porque él debía estar curado de espanto;, pero le duele especialmente ver que el esfuerzo mío en el ruedo no sirve para nada". Este argumento lo rWorideaba al sacar a colación el incumplimiento de las promesas de los empresarios con respecto a su contratación para el abono isidril: "Te hacen venir el domingo de Ramos diciéndote que la recompensa será torear dos tardes en la feria, y luego te ponen en una y con esta ganadería".No ocultaba que durante todo el festejo de ayer había pasado mucho miedo, "tanto por mí como por mis compañeros, pues todos sabíamos de sobra que en cualquier momento podía llegar la tragedia". Era más remiso a la hora de calificar a sus dos toros: "Aquí no vale la pena hablar mucho. Fueron, como todos, malísimos, violentísirnos y peligrosísimos".

Más información
¡Cinco derribos, cinco!

El mexicano Alejandro Silveti coincidía en la calificación de los toros, agregando que "estaban fuera de tipo, pues si encima de que son mansos, salen con esos kilos lo normal es que se defiendan y tiren gañafones". A pesar de lo cual, Silveti brindó la muerte de sus dos enemigos, lo que explicaba así: "Fueron brindis de cortesía; el primero al público, por ser el de la confirmación, y el segundo, a mi padre, quien sí logró triunfar aquí en su época, pero entonces salían toros con, menor volumen".La corrida más dura

Miguel Rodríguez afirmaba que para -él, que está acostumbrado a pechar con corridas duras, tanto en Las Ventas como en el Valle del Tiétar, la de ayer había sido la más dificil de su carrera: "Y llevo unas cuantas de este tipo, ¿eh?. El madrileño también agregaba un nuevo defecto a la lista que ya había enumerado sus companeros respecto a los toros: "No tenían fijeza ninguna ni siquiera haciéndoles las cosas despacito y con temple, como yo".

Sin embargo se ahorraba las críticas a la empresa por haberle colocado únicamente en una corrida en el serial isidril. "Es evidente que merecía más, pero con quejarme no voy a adelantar nada. Como, al menos en que valoren correctamente mi actuación de hoy, serena, tranquila e intentándolo todo". En ese caso, concluía, le iba a servir para coger alguna de las sustituciones que se produzcan en la feria: "Y si no, pues tendré que armar el lío el día 11 de junio ante los victorinos ".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS