Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viena expone el arte totalitario del siglo XX

Una gran muestra reúne por vez primera la estética de Stafin, Mussolini y Hitler

La muestra Arte y dictadura, que exhibe las preferencias artísticas de Iósif Stalin, Benito Mussolini y Adolfo Hider, ha cambiadoestremecedoramente el rostro de Viena. Enel exterior del edificio de la Künsderhaus, donde el lunes se inició la exhibición, cuelga una enorme reproducción del cuadro emblemático de los nacionalsocialistas, Atletas, de Gerhard Keil, con cuatro jóvenesgermanos rubios -de perfecta usculatura y mentón cuadrado- que corren por la pista. Delante del museo, figuras masculinas en color negro muestran la utopía nazi y estalinista del hombre nuevo.

La exposición Arte y dictadura, que abarca la arquitectura, es cultura y pintura del nacional-socialismo alemán, el fascismo italiano y el comunismo soviético, reúne 1.500 objetos, que en su mayoría estuvieron ocultos y olvidados durante décadas en subterráneos de diferentes países europeos. Durante dos años, Jan Tabor, el director de la muestra, y un equipo internacional de especialistas se dedicaron a la difícil búsqueda en toda Europa de obras de arte, "algunas de verdadero mal gusto y otras de Íncreíble perfección". Entre las curiosidades que consiguieron llevar a Viena se encuentran 17 pinturas de la colección privada de Adolfo Hitler, que jamás fue ron mostradas al público y son propiedad del Ministerio de Finanzas alemán.

MÁS INFORMACIÓN

En el interior del museo se exhiben docenas de retratos, bustos y esculturas con las figuras de Hitler, Mussolini y Stalin, que adornaban obligatoriamente en su época las salas de colegios, universidades, organizaciones juveniles, cuarteles militares y fábricas. Entre cuadros de oportunistas serviles que lograron, sin embargo, plasmar la belleza y otros tan malos que llegan a ser interesantes, se exponen pinturas monumentales del führer alemán en la montaña rodeado de niños con rizos dorados; o el colorido paraíso popular soviético con un sonriente Stalin acompañado de obreros y campesinos que trabajan alegremente; el retrato futurista del duce de Gerardo Dottori, o un enorme tapiz de Robin Christian Andersen con la esvástica. Tabor reconoce que la muestra podría originar el turismo cultural de grupos de extrema derecha del continente, pero, según él, "no hay forma de evitar este peligro" y advierte que la única prevención habría sido "no hacer la exhibición".

Arte y propaganda

Las diferencias y similitudes del arte al servicio del fascismo, el nazismo y el comunismo son mostradas conjuntamente por primera vez en la historia, "lo que permite nuevas posibilidades de investigación comparativa", dice Tabor. En las tres dictaduras, el Estado se interesó como nunca por el arte como instrumento imprescindible y perfecto de propaganda para convencer a las masas. Todos los dictadores exigían por igual a sus artistas que sus características fueran el fanatismo, el realismo, el gigantismo, el optimismo y la lealtad partidaria."El arte alemán es racista", asegura Tabor, "porque la utopía del hombre nuevo se basa en la raza nórdica". El director de la muestra, que nació en Checoslovaquia y sufrió durante años la represión comunista, asegura que ahora ha logrado "sellar la paz con el arte soviético". "Si se lo compara al alemán, son mucho más humanistas. Cada vez que me veo enfrentado a una obra nazi me estremezco y la odio", dice. El arte italiano en la era de Mussolini era "más secreto y misterioso", asegura Tabor, pero no puede evitar "el miedo" de reconocer que "los más brutales fascistas eran capaces de crear cuadros poéticos".

El lunes, cuando se abrió la muestra, para muchos fue como revivir una auténtica pesadilla. Los visitantes no podían disimular su impresión de ver reunido un 70% de las obras más representantivas de las peores dictaduras europeas de este siglo. Como verdaderos monstruos quedan fijados en la memoria los arquetipos alegóricos y artificiales de la época. Ahí están las imágenes de la prolífica y ordenada ama de casa alemana, madre de la nación; el niño uniformado levantando su mano en el saludo fascista, y los campesinos y los obreros soviéticos que cosechan de madrugada con la misma alegría en sus rostros con la que asistirían a una fiesta popular. Son todas ellas imágenes rescatadas del olvido voluntario que ahora se pueden contemplar como objetos que sólo pertenecen al pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de marzo de 1994