Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solana promete seguir presionando a Bolivia hasta que se condene a los asesinos de Puchol

Los siete presuntos responsables del asesinato en Bolivia del español Manuel Ramón Puchol han sido expulsados del Ejército y se encuentran detenidos, según reveló ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, ante el pleno del Congreso. El jefe de la diplomacia española prometió "seguir haciendo las mismas presiones [diplomáticas] hasta que se condene a los culpables". Puchol, funcionario del Ministerio de Justicia, fue asesinado a golpes por militares, a principios de febrero, en la localidad boliviana de San Matías.En los días posteriores al asesinato, las autoridades bolivianas ofrecieron varias versiones, llegando a sostener por dos veces que Puchol se había suicidado. La declaración de un testigo obligó a rectificar a la policía, que finalmente asumió que el ciudadano español fue brutalmente golpeado hasta que perdió la vida.

En un acalorado debate con el diputado del Partido Popular Federico Trillo, Solana reprochó a la oposición "instrumentalizar la muerte de un ciudadano español". Trillo se quejó de la escasa atención que la familia de la víctima había recibido por parte del Ministerio de Exteriores.

En respuesta a otro diputado popular, Alfonso Soriano Benítez, Solana negó cualquier validez al acuerdo de colaboración suscrito en febrero, en La Habana, por las autoridades de Cuba y el presidente de Canarias, Manuel Hermoso. "Impediré", dijo el ministro, "que tenga vigencia jurídica lo que no tiene vigencia jurídica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 1994