EL RESCATE DE UNA COOPERATIVA

10 cooperativistas 'okupan' sus propios pisos

Una decena de cooperativistas de PSV en Torrejón (85.000 habitantes) ha invadido sus propias viviendas, que aún están sin terminar. Según su versión, sólo tratan de vigilarlas. Se han sumado así a los dos vigilantes jurados que custodian las obras de los 59 pisos que PSV construye allí.Los cooperativistas decidieron acometer la invasión hace cuatro días a la vista del "elevado índice de delincuencia que existe en Torrejón", según explica su representante, Fernando Manzano, y para proteger las casas.

El pasado martes, más de diez personas rompieron la valla metálica que rodea los cinco bloques de la promoción que edifica la empresa constructora Comylsa, según uno de los vigilantes jurados, y se introdujeron en el interior de la obra "para inspeccionar la marcha de los trabajos", según Manzano. Los bloques están totalmente construidos y las viviendas recibían en el momento de la paralización de las obras los últimos retoques.

Más información

Comylsa denunció los hechos en el juzgado y solicitó el desalojo de los cooperativistas alegando "peligro para su integridad física".

Un juez de Torrejón, tras personarse en el lugar, desechó esta posibilidad, salvo en uno de los bloques, que fue precintado para impedir el acceso. Los adjudicatarios de las viviendas permanecen desde entonces en el lugar, mientras negocian el futuro de sus casas.

Fernando Manzano negó que se hubiesen producido destrozos en las vallas exteriores, así como que hubiesen coaccionado a los vigilantes que se encontraban en la zona de obras.

Ayer podía verse en el lugar a varios de ellos conversando con los cooperativistas, a la vez que una pareja de jóvenes abandonaba la zona donde espera tener su futura vivienda, Manzano negó también que los cooperativistas hubiesen ocupado las viviendas, y aseguró que sólo están vigilándolas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de febrero de 1994.

Se adhiere a los criterios de