Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Incertidumbre en la sierra 'minera' tras la muerte del empresario gallego

David Fernández, el industrial gallego asesinado el pasado lunes, no era un desconocido en la sierra madrileña. Su empresa, Ferdymag, daba trabajo, desde hace cinco años, al 12% de los canteros de la sierra norte. Cada año extraía de Madrid más de 47.000 toneladas de granito. Sus explotaciones facturaban anualmente 224 millones de pesetas y calentaban las economías de, al menos, tres municipios: El Berrueco (280 habitantes), Valdemanco (480 habitantes) y Bustarviejo (1.250 habitantes).

David Fernández, además, tenía previsto abrir nuevas explotaciones mineras en La Cabrera (1.050 habitantes). Por el momento, sus canteras llevan cerradas desde el lunes y el futuro de las de nueva apertura queda en el aire."No sabemos qué va a pasar ahora", dice el alcalde centrista de Valdemanco, Antonio Martín. "Desde la muerte de Fernández, las canteras permanecen cerradas".

El empresario gallego compró hace cinco años varias fincas en la localidad con el fin de iniciar las explotaciones mineras. A cambio de los preceptivos permisos municipales, el industrial financió un depósito de agua para este pueblo, y pagó al Ayuntamiento tres millones de pesetas.

"Recientemente, tras efectuar unas obras en una camino, nos dio otros seis millones de pesetas", añade Antonio Martín. Ferdymag extraía anualmente unas 44.500 toneladas de los denominados granito blanco-castilla y crema-cabrera en Valdemanco.

Por su parte, el Ayuntamiento de El Berrueco tenía desde hace cuatro años un contrato verbal con el empresario asesinado. Éste se comprometía a facilitar granito al municipio con un descuento del 50% de su precio. En este municipio ningún vecino trabaja en las canteras, aunque muchos habitantes dependen de ellas.

Casa de cultura

El secretario de este Ayuntamiento asegura que "David Fernández era una persona modesta". El industrial construyó una nueva casa de cultura al Pueblo cuando comenzó la explotación de sus minas". Se calcula que el valor de esta edificación pudo superar, en su día, los 15 millones de pesetas.

David Fernández poseía desde hace cinco años dos canteras: Navasales II, en Valdemanco, y La Dehesa, en El Berrueco. En las dos explotaciones trabajan 41 canteros, la mayor parte gallegos traídos por Férnandez a Madrid. Estas personas abandonaron ayer el cercano municipio de Bustarviejo, en donde viven habitualmente, para asistir al entierro del industrial asesinado.

Fuentes de la Consejería de Economía, entidad que gestiona los permisos de explotación de las canteras, aseguran que todavía estaban pendientes de concesión otras dos nuevas explotaciones en Valdemanco (La Peña y Los Taherneros), así como la gestión de otras dos canteras en La Cabrera y El Berrueco.

La Comunidad de Madrid, estima que las explotaciones de Ferdymag son muy rentables. "El pasado año, el valor, de lo extraído superó los 224 millones de pesetas. Además, las canteras están muy tecnificadas y la mayor parte del granito se exporta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 1994

Más información

  • El industrial explotaba canteras en El Berrueco y Valdemanco