Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reino Unido reanuda hoy el transporte de ayuda humanitaria

Tres días después del asesinato de un británico perteneciente a la Administración de Desarrollo Exterior (ODA), organismo encargado de la distribución de la ayuda humanitaria en Bosnia-Herzegovina, el Reino Unido ha decidido reanudar los convoyes a partir de hoy lunes. "La ruta está cubierta de nieve, pero libre de bandidos", aseguró ayer Bill Aikman, portavoz de la Fuerza de Protección de Naciones Unidas (Unprofor).El Gobierno bosnio confirmó la detención el sábado en Zenica de cuatro personas vinculadas al asesinato del británico. Los detenidos, posibles miembros corruptos de la Armija (Ejército bosnio), están siendo interrogados.

Vuentes policiales de Bosnia aseguraron anoche, sin embargo, que el número de detenidos era mayor, y que entre las personas interrogadas figuran tres extranjeros, con pasaportes británico, danés y francés. La misma fuente añadió que los tres sospechosos tenían "la piel oscura" y que podía tratarse de inmigrantes procedentes de algún país musulmán.

Los hechos sucedieron en la noche del jueves, cuando un grupo de personas vestidas de uniforme asaltó a los tres voluntarios británicos cerca del almacén de ayuda humanitaria que la Unión Europea dispone en Zenica, la principal ciudad musulmana junto a Sarajevo y Tuzla. Armados con fusiles Kaláshnikov, obligaron a los británicos a conducir su todoterreno a las afueras de la ciudad, donde les robaron. Pese a que éstos no opusieron resistencia, los asaltantes abrieron fuego contra ellos, matando a Goodall e hiriendo a Simon King y a David Court.

Por otra parte, miles de personas acudieron ayer en Triestea la capilla ardiente de los tres periodistas italianos que murieron el viernes en el sector musulmán de Mostar al ser alcanzados de lleno por un obús lanzado desde la zona croata.

El estreno del general Rose

El general británico Michael Rose, nuevo jefe de los cascos azules en Bosnia-Herzegovina, tuvo ayer un primer contacto con el líder serbio, Radovan Kafadzic, con quien se entrevistó. El militar se mostró agradecido por la ayuda prestada por los serbios para el paso de convoyes de ayuda humanitaria. Rose trató con Karadz¡c la desmilitarización de algunas áreas de Sarajevo sometidas al cerco serbio.

Las zonas de combate estuvieron ayer relativamente tranquilas, a excepción de Mostar, donde se mantiene la lucha. Por otra parte, el máximo jefe de los cascos azules en la antigua Yugoslavia, Jean Cot, escuchará la versión del alcalde musulmán de esta ciudad, Ismail Klaric, quien acusó el viernes a los soldados españoles de fomentar la limpieza étnica y apropiarse de antigüedades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 1994