Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DE BANESTO

El testaferro de Mario Conde en Portugal pone a disposición de Banesto, el 25% del Totta

El 25% del Banco Totta y Açores que estaba representado por el abogado portugués Menezes Falçao, contratado por el anterior equipo de Banesto, ya está comprometido con la nueva dirección, lo cual pone en manos de Alfredo Sáenz el 50% del banco portugués. Mientras tanto, los nuevos gestores de la entidad han empezado a desembarcar en las filiales del grupo. Un acta de inspección del Banco de España ya había descubierto en mayo de 1992 que el 25% de los beneficios de Banesto en 1990 y 1991 'procedían de operaciones "dudosas".

MANEL PÉREZ ENVIADO ESPECIAL, El abogado lisboeta Menezes Falçao comunicó, el pasado fin de semana en Madrid, a José Luis Rodríguez Cantarero, secretario del consejo de Banesto, que el 25% del capital del Banco Totta y Açores (BTA) que él representa formalmente, está a disposición del banco español, según han confirmado fuentes del banco español. A este 25% representado por Menezes -socio en Portugal de Mariano Gómez de Liaño, abogado de confianza de Mario Conde, y contratado por éste para controlar sus inversiones indirectas en el Totta-, pero adquirido con créditos de Banesto, se suma el 25% controlado directamente por el banco español, don lo que éste posee en realidad el 50% del Totta.

Menezes, sin embargo, continuará ostentando la representación de ese 25%, mientras Banesto no exija el -reembolso de los créditos por 40.000 millones de pesetas, con los que financió las compras de acciones del banco portugués. Banesto deberá, probablemente, esperar un tiempo antes de reclamar sus derechos a fin de no violar formalmente la ley portuguesa. Los títulos del Totta están depositados en varios bancos portugueses como el Barclays o el BCP. Al cierre de esta edición, Menezes no respondió a las llamadas de este diario para conocer su versión.

El reconocimiento de Menezes, en el sentido de que su paquete está a disposición del banco español, contradice sus recieintes declaraciones en las que daba a entender que él podía negociar la venta de esas acciones del Totta o utilizarlas como garantía para obtener nuevos créditos con los que pagar los. préstamos de Banesto, en el caso de que el banco que preside Sáenz decidiera reclamárselos. A Menezes no le quedaba más remedio que reconocer los poderes de Banesto. Por encima de las formalidades, Conde se aseguró el control estatutario de las sociedades que se crearon para aparcar los títulos del Totta no adquiridos formalmente por Banesto.

Los estatutos de las empresas que actuaban como propietarias de todas las sociedades compradoras de títulos del Totta incluyen tal número de cautelas que hacen prácticamente innecesaria la firma de cualquier contrato de testaferro o fiducia entre Menezes y Banesto. Además de innecesaria, la simple existencia de un documento en el que se reconociera que Menezes actuaba en nombre de Banesto implicaría graves riesgos para ambos.

Según la ley, de privatizaciones de Portugal, "son nulos los acuerdos por los que entidades portuguesas adquieran acciones, en nombre propio pero por cuenta de entidades extranjeras, y asimismo son nulas las adquisiciones efectuadas por esas personas en las referidas condiciones". Si el Gobierno portugués considerase que las compras fueron ordenadas por Banesto, éste se quedaría sin acciones.

Para superar este inconveniente, los estatutos de las instrumentales MSF, Valores Ibéricos y Títulos Lusitanos, incluyen diversos artículos que limitan poderosamente el radio de acción de Menezes Falçao. Este es el caso de MSF, cuyas propiedades son un paquete del 4% del Totta y el 51% de Valores Ibéricos, que a su vez controla el 14,5% del banco portugués. Los estatutos de MSF, en la que Banesto posee el 49% del capital a través de Lusitana de Investimento, establecen que "la venta de cualquier elemento del activo social depende del voto favorable y unánime del consejo".

Otro tanto ocurre con Valores Ibéricos, en la que Banesto controla directamente el 49%. El 51% restante es de MSF, en la que Banesto tiene también el 49%, lo que en la práctica le otorga la mayoría. En Valores Ibéricos se exige una mayoría del 66% para vender las acciones. Además, el accionista vendedor debe hacerlo forzosamente a los otros socios y a un precio acordado Finalmente, Títulos Lusitanos una sociedad limitada que controla a su vez otras sociedades que compraron hasta un 5% del Totta, depende de Lusitana dé Investimentos. Los estatutos dicen escuetamente que "la cesión total o parcial de cuotas (al tratarse de una sociedad limitada no tiene acciones), tanto entre socios, como a favor de terceros, depende del consentimiento de la sociedad. El entramado de sociedades está controlado por la sociedad Quantum, con sede social en Guernsey, un paraíso fiscal de las islas del Canal de la Mancha, que en teoría pertenece a Banesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de enero de 1994

Más información

  • Menezes comunicó su decisión al secretario deL consejo del banco el viernes pasado en Madrid