_
_
_
_
Entrevista:

"Estados Unidos esta absolutamente comprometido con la seguridad en Europa"

Antonio Caño

ANTONIO CAÑO El presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, lleva a Europa el mensaje de que la Asociación para la Paz propuesta por Washington como instrumento de coordinación con los países del antiguo Pacto de Varsovia puede "abrir la puerta" para la futura incorporación de esas naciones a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), según el consejero nacional de Seguridad norteamericano, Anthony Lake. El principal asesor de política internacional de Clinton afirma que el viaje que hoy inicia el presidente pretende también reforzar la presencia política de Estados Unidos en Europa y buscar los caminos para que las reformas económicas en Rusia se ejecuten sin daño para la población.

Más información
Clinton dedicará poco tiempo y mucho entusiasmo a la Unión Europea

En una entrevista concedida a EL PMS y otros diarios del Este y el Oeste de Europa, Lake afirma que en estos momentos existe "una oportunidad histórica de construir una Europa integrada que trabaje unida y en paz por el desarrollo". El presidente Clinton, "va a impulsar esa posibilidad y va a reafirmar que Estados Unidos está absolutamente comprometido con Europa y con la seguridad europea".

En su primera etapa de una gira de ocho días, que incluye Bruselas, Praga, Moscú, Minsk y Ginebra, Clinton participará en la cumbre que, a partir de mañana, celebran los líderes de la OTAN en la capital belga. Uno de los asuntos fundamentales del orden del día de la reunión es la posible ampliación de la organización a los cuatro países del Este que han solicitado su ingreso: la República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia. El Gobierno norteamericano se opone a su incorporación inmediata, pero propone la creación de un marco preciso de cooperación, denominado Asociación para la Paz, con competencias tanto en materia de seguridad como económica y política.

Abrir la puerta

"La Asociación para la Paz", explica Lake, "no está abierta tan sólo a los países de centro y este de Europa, sino a todos los antiguos miembros' del Pacto de Varsovia, incluida Rusia. La Asociación es un camino para abrir la puerta de la plena integración. Nosotros esperamos que los Gobiernos que estén interesados consigan cruzar esa puerta en el futuro".

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

En este aspecto, la oferta de Estados Unidos puede no ser suficiente para los gobiernos del Este que se sienten amenazados por la incertidumbre en Rusia y ;el peligro de que ese país caiga en manos de políticos expansionistas, pero el consejero nacional de Seguridad de Estados Unidos considera al respecto: "Hay quien cree que deberíamos tomar ahora una decisión sobre quién está dentro y quién está fuera.

Nosotros pensamos que eso sería un error porque eso supondría trazar una nueva línea de división en Europa. Creemos que esto hay que hacerlo con un horizonte más estratégico: no se trata de apoyar a los que estén de un lado de la línea, sino de garantizar la seguridad de toda Europa. Lo contrario sería perder una gran oportunidad de fomentar estructuras democráticas de seguridad en los países del este de Europa. Nosotros creemos que éste es un proceso dinámico".

"Esto no significa", en opinión de Lake, "que estemos buscando una mera solución diplomática para dejar aparcado este problema. Concebimos la Asociación para la Paz como el principio de un proceso, que puede conducir a la extensión de los miembros de la OTAN sin necesidad de trazar una línea divisoria final entre el Este y el Oeste".

Anthony Lake, un diplomático de carrera de 53 años, de edad que ha trabajado la última década de su vida como profesor universitario, cree que "la principal amenaza para la seguridad de Europa . en estos momentos procede de las divisiones y la violencia originada dentro de las mismas sociedades europeas". En su opinión, "la mejor manera de evitar que las tensiones étnicas se conviertan en violencia étnica es con la implantación de sistemas democráticos fuertes". En este caso, añade Lake, también puede ser útil la Alianza para la Paz, puesto que "los términos en los que se establece incluyen las medidas que deben de tomar los países miembros para garantizar la democracia dentro de sus propias fronteras". El consejero nacional de Seguridad norteamericano menciona las reformas económicas y políticas en Rusia como otro elemento crucial en la seguridad europea. El Gobierno de Estados Unidos ha sostenido, desde el éxito electoral del ultranacionalista VIadímir Zirinovsky, que era necesario revisar la forma en que se aplicaban esas reformas con el fin de reducir el sufrimiento entre la población.. Anthony Lake sostiene que "las reformas hay que aplicarlas con precaución, pero siguen, siendo necesarias".

"El problema que más amenaza actualmente al futuro de la economía y la seguridad de Rusia es la inflación", explica Lake. "Es necesario, por tanto, seguir aplicando las reformas necesarias para combatir este problema. Pero, al mismo tiempo, eso debe de hacerse de forma correcta, de forma que no perjudique a las vidas de las personas que menos se han visto beneficiadas hasta ahora por las reformas. Es decir, se trata de buscar una buena combinación de tratamiento de choque y terapia".

Frustración en Bosnia

En relación con la crisis de Bosnia, Anthony Lake dice discrepar con la idea de que la OTAN ha fracasado en Bosnia. "Comprendo", afirma, "que lo ocurrido en Bosnia crea una tremenda frustración en todos, pero si observamos con detalle los acontecimientos veremos que no todo lo que ha hecho la OTAN ha sido un fracaso. La OTAN ha sido muy efectiva en el cumplimiento del bloqueo aéreo y del embargo comercial a Serbia, así como en la disminución de la presión militar sobre Sarajevo. Ésta ha sido la primera vez que la OTAN se veía implicada en un conflicto de esas características, y, en ese sentido, constituye un precedente interesante del nuevo papel de la OTAN en la era de la posguerra fría".

Sobre otros asuntos a los que Clinton tendrá que hacer frente a lo largo de su gira, Lake anticipa que "el objetivo de la escala en Minsk es el de expresar el aprecio a la política de Bielorrusia sobre el desarme nuclear y apoyar las reformas económicas que son necesarias para acceder a la ayuda de Estados Unidos". Asimismo, Lake afirma que Europa y Estados Unidos tienen que "trabajar juntos también para presionar al Gobierno ruso a la completa retirada de las tropas en los países bálticos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_