Andy García recrea la Cuba que no ha vivido

El actor presenta una historia del mambo con Cachao como protagonista

Cachao: como su ritmo no hay dos es, para su protagonista, el músico cubano Israel López, Cachao, la historia de un cuento, de un mambo. Para su director, Andy García, el actor norteamericano de origen cubano de 37 años, es una manera de recrear la Cuba que él no a vivido. En olor de multitudes femeninas, Andy García presentó ayer en Madrid su documental, que hoy estrena Canal+. Vestido como el sucesor de los Corleone, cordial pero no simpático, Andy García tiene a su favor un fisico irresistible. Sólo las preguntas sobre Cuba le transforman en una persona seca y cortante.

Más información

Acompañando al director del documental ayer en Madrid estuvieron el guionista, el escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, su protagonista, Cachao, y el director de Canal+, Juan Cueto. Cachao: como su ritmo no hay dos, de casi dos horas de duración, tiene en el mambo y en su creador, el músico Israel López Cachao, a sus auténticos protagonistas.En apariencia es un rescate de la verdadera música cubana y un reconocimiento a su genial representante, el bajista Cachao, al que, según Cabrera Infante, le han pirateado sus composiciones a lo largo de los últimos cuarenta anos. Sin embargo, detrás de Cachao: como su ritmo no hay dos se respira una dolorosa melancolía de unos recuerdos no vividos.

"Yo no tengo que buscar mis raíces, nunca las he perdido", dijo Andy García, que se fue de Cuba con cinco años y no ha vuelto nunca. "Para mí, el filme supone revivir una Cuba que nunca viví. Supone una energía para tirar para adelante y crear una nueva Cuba en la que la música, que ha sido lo más grande que ha aportado nuestra cultura al mundo, será uno de los pilares del futuro".

Fue, sin duda, la estrella de la presentación. Con la cabeza semiinclinada, que sólo levanta despacio y con sonrisa amable cuando las preguntas se dirigen a él, Andy García no quiere hablar de política, sólo quiere hablar de música -"me relaja, me acompaña"-. Sin embargo, su conocida militancia anticastrista hace que los periodistas no puedan obviar el tema. Y Andy García cambia el tono y muestra su lado menos cordial.

"Yo no abandoné Cuba, nos exiliamos", contesta secamente a la pregunta. "No reconozco ningún aspecto positivo del régimen de Fidel Castro, sólo reconozco aspectos positivos de los cubanos", dice también. "No volveré a Cuba mientras Fidel siga allí", fue su última aportación a un tema que le crispa y le hace ponerse a la defensiva.

Un triunfo

García contó su triunfo en el cerrado Hollywood como una cosa natural, aunque señaló la dificultad de romper las barreras de los estereotipos. Dijo que conseguir el papel de Vincent Corleone, el heredero de los Corleone en El padrino III, que le dio el espaldarazo definitivo en el mundo cinematográfico norteamericano, le costó ocho meses."Me entrevisté dos veces con Coppola. Creo que visionaron a todos los actores de Hollywood, y sólo en el último momento, y en dos días, me concedieron el papel", comentó.

La ciudad perdida es el próximo proyecto en que Andy García compatibílizará la dirección con la interpretación. Con guión de su amigo Guillermo Cabrera Infante, La ciudad perdida hace referencia a una Cuba que, según describe García, ya no volverá a existir, pero que le suscita una extraña nostalgia.

Es una historia ambientada en la revolución cubana, contada por el dueño del famoso cabaré Tropicana, en La Habana. "Es una película muy ambiciosa, con un presupuesto muy alto, que me gustaría rodar en La Habana, pero que lo haré en el sur de Florida y en islas del Caribe", dijo García.

Como posibles intérpretes cuenta con Antonio Banderas, Robert Duval, Tony Quinn e Isabella Rossellini.

Y si la Gran Vía madrileña comenzó la mañana con aire caribefio, la noche se redondeó con daiquiris y mojitos. Canal+ convirtió la sala Xenon en todo una fiesta digna de las mejores épocas del Tropicana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de noviembre de 1993.