El abuso de analgésicos provoca dolores de cabeza crónicos

Alrededor del 1% de la población española sufre dolores de cabeza diarios de forma crónica. El abuso de analgésicos, consumidos sin control médico, es una de las causas más frecuentes y que ha experimentado un importante aumento, en los últimos años, de estas cefaleas crónicas. En vez de disminuir el trastorno, la automedicación de calmantes aumenta la frecuencia y la intensidad de los dolores tras un corto periodo de alivio, creando un círculo vicioso parecido a un síndrome de abstinencia, con lo que puede hablarse de una verdadera adicción, según José Manuel Láinez, jefe de la unidad de cefáleas del hospital general Universitario de Valencia."Este tipo de trastornos supone el 50% de las consultas atendidas en las unidades hospitalarias especializadas y es uno de los problemas que más nos preocupan en la actualidad en el tratamiento de las cefaleas", según Láinez, que participó en un simposio sobre nuevos tratamientos de las migrañas, convocado la pasada semana en Madrid por la Universidad Autónoma y el hospital La Paz.

Hermana pobre

Los dolores de cabeza afectan a un 70% de la población española. El tipo de cefalea más frecuente y más grave es la migraña o jaqueca, un trastorno crónico de origen genético que afecta a la circulación cerebral. Alrededor de tres millones de españoles, de los cuales las dos terceras partes son mujeres, sufren migrañas, según los resultados de un estudio epidemiológico elaborado por el hospital general Universitario de Valencia.

"Hasta hace pocos años, la migraña era un poco la hermana pobre de las consultas de neurología, una mentalidad que, afortunadamente, ha cambiado, porque se trata de una de las enfermedades crónicas más incapacitantes, mucho más que, por ejemplo, la diabetes", según Láinez, director del estudio, el primero de ámbito nacional elaborado sobre este trastorno.

Las estimaciones sitúan en los 50.000 millones de pesetas anuales el coste provocado por las migrañas, que suponen una pérdida media de cinco días de trabajo al año.

La medicación a base de analgésicos, especialmente el paracetamol, para tratar las crisis, que duran una media de 36 horas, acompañadas de vómitos y, náuseas, y la prevención a través de unos hábitos de alimentación y de sueño equilibrados, proporcionan una buena calidad de vida a los enfermos en el 80% de los casos, según los expertos.En la mayoría de los casos se trata de trastornos leves, aunque en un 0,5% de los pacientes las migrañas pueden derivar en un infarto cerebral. El tabaco y los anticonceptivos orales son los dos principales factores de riesgo de estos infartos, que provocan una pérdida pasajera de visión y de fuerza en brazos y piernas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de noviembre de 1993.

Lo más visto en...

Top 50