Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres muertos y 50 heridos en Lima por la explosión de un coche bomba de Sendero

Un coche bomba estalló el jueves por la noche en pleno centro de la capital peruana, Lima, y causó la muerte a tres personas y heridas a unas 50. La policía responsabilizó a la organización maoista Sendero Luminoso, cuyo máximo dirigente, Abimael Guzmán, cumple condena de cadena perpetua en una cárcel de máxima seguridad desde la que recientemente hizo un llamamiento, de dudosa credibilidad, en favor del diálogo con el Gobierno.

Unos 100 kilos de dinamita colocados en el interior de un vehículo estallaron en la calle de Ocoña, conocida popularmente como el centro del mercado informal de compraventa de dólares, junto al hotel Crillón, en el sector colonial de Lima.Varios turistas extranjeros, aparentemente huéspedes del hotel, sufrieron heridas de diversa consideración por esquirlas de metralla. La explosión arrancó puertas y destruyó los cristales de las ventanas del hotel, establecimientos comerciales, entidades bancarias, restaurantes, edificios de oficinas y viviendas, ubicados en un radio de unos 200 metros.

Tras el atentado se sucedieron escenas dramáticas, con cadáveres mutilados y decenas de personas heridas gritando de dolor en la calle.

El atentado terrorista se produjo el mismo día en que el presidente de Perú, Alberto Fujimori, lanzó un ultimátum a través de los medios de comunicación a los cabecillas y militantes de Sendero Luminoso y del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) para que se rindan "o se atengan a las consecuencias".

Otro comando senderista atacó un tren de mercancías procedente de la sierra central de Perú en las proximidades de Lima, lo que provocó su descarrilamiento. No se produjeron daños personales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 1993

Más información

  • Fujimori había dirigido el mismo día un ultimátum a los terroristas