Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere la coreógrafa rusa Tatiana Gsovski

Procedente de una familia de artistas del teatro y del ballet relacionados especialmente con la antigua escuela imperial de San Petersburgo, Tatiana Gsovski comenzó sus estudios de danza en su ciudad natal, y emigró con un grupo de artistas a Berlín, en 1925, instalándose definitivamente en esa ciudad.Tatiana Gsovski hizo más de 100 coreografías y desarrolló una labor pedagógica que aún hoy perdura, sabiendo abrir el ballet académico a las influencias de la danza moderna, especialmente la corriente expresionista que se desarrollaba en paralelo a su largo y fecundo trabajo creador, que sólo se vio interrumpido durante el nazismo, época en que se vio censurada en muchas ocasiones.

Ya en la posguerra estrenó una versión de Romeo y Julieta, reconocida como magistral en su dramaturgia. Esta mujer enérgica fue la primera en aliarse con los compositores de vanguardia y atraerlos al mundo del ballet de puntas. Para ella trabajaron Luigi Nono, Hanz Werner Henze, Boris Blacher y Giselher Klebee. Hasta 1965 desempeñó su puesto de coreógrafa principal de la ópera de la entonces Berlín Occidental, para dedicarse completamente a la enseñanza del ballet en el conservatorio de la ciudad. Fue una luchadora por el ballet de argumento frente al ballet abstracto, cada vez más en auge, y su papel en el moderno ballet alemán es fundamental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 1993