Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Silvio Rodriguez y Luis Eduardo Aute cantan mano a mano en Las Ventas

Los beneficios se destinan a un estudio de grabación en Cuba

NACHO SÁENZ DE TEJADA Hace diez años, Luis Eduardo Aute invitó a Silvio Rodríguez a compartir escenario en Madrid para grabar Entre amigos, el disco que impulsó la carrera de Aute. El próximo día 24, repiten la experiencia en Las Ventas con un reparto más equitativo: un mano a mano. El cubano, sólo con su guitarra; el español con su nuevo grupo. Al final, juntos. Los beneficios del recital se destinarán a la construcción de un estudio de grabación en La Habana, dirigido por Silvio Rodríguez, que define la actual situación cubana como "de tránsito".

`Lo que hace una amistad interesante y productiva es la variedad, la posibilidad de intercambio de ideas que encuentren resonancia, no necesariamente aquiescencia. Puede ser estremecimiento, incluso discrepancia. Son tantas las cosas en las que coincidimos, que me gustaría acordarme de alguna discrepancia, pero no lo consigo" dijo ayer el cubano Silvio Rodríguez (San Antonio de los Baños, 1946), durante la presentación del recital del próximo viernes en Las Ventas. Luis Eduardo Aute (Manila, 1943) continúa: "Nos une nuestra pasión por la actividad, las ganas que tenemos de hablar de todo. Y, sobre todo, tengo una enorme y profunda admiración por sus canciones, que son él". Y vuelven los piropos. Entre amigos. "Dos amigos que buscan pretextos para encontrarse y cantar", dice Aute, que aboga por el éxito económico del recital organizado por la Comunidad de Madrid el próximo viernes en Las Ventas y -que será grabado en directo para su posterior comercialización en disco. La necesidad de este éxito es muy concreta. "lo que se recaude irá íntegramente a apoyar la financiación de la construcción de un estudio de grabación en La Habana", afirma Aute. "En Cuba hay excelentes músicos que carecen de tecnología para grabar, y Silvio está empeñado en este proyecto. Mi aportación será este mano a mano". El brasileño Chico Buarque y los cubanos de Irakere y Diákara también han contribuido a la iniciativa.Talento natural"Será el primer estudio de grabación construido desde la revolución de 1959", continúa Silvio Rodríguez. "Se trata de levantar unos estudios de propiedad comunitaria, porque la música cubana tiene un inmenso talento natural, que las escuelas de arte han encauzado y pulido. Cada año nace una nueva remesa de músicos que no tienen infraestructura para difundir su obra y queremos hacer unos estudios competitivos para que graben cubanos y todos los músicos del mundo. Cuando empiecen a producir, los beneficios se invertirán en educación y cultura". Cada vez que Silvio Rodríguez asoma la cabeza, llega lo que él llama el rito, es decir, la cuestión cubana, que acepta entre la resignación y el buen humor. "Estamos en un proceso de tránsito, aunque no sabría explicar hacia donde", dice. "Se ha despenalizado la tenencia de divisas, se ha legislado el trabajo por cuenta propia e iniciado la que es prácticamente una tercera reforma agraria. La tierras no trabajadas se entregarán a quienes lo soliciten, que podrán tener cuentas bancarias propias y vender sus productos a quienes deseen. Estos cambios económicos tienen evidentes repercusiones políticas, que espero que no nos lleven a ningún tipo de caos. Me gustaría que todo evolucionase hacia la resolución de los problemas económicos, manteniendo las conquistas revolucionarias, como la educación y la sanidad, entre otras". Cumplido el primer rito, llega, a modo de despedida, el segundo: el papel del cantor. "Es el que cada uno le quiera dar", concluye el cubano. "Cada cantor llega con sus propias razones, su peso y su equilibrio, a su manera de decir. La mía lleva casi 30 años en este que hacer y me alegro cuando puedo componer una canción, juegue el papel que juegue. Ahora he vuelto a cantar solo con mi guitarra; estaba nostálgico de intimidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de septiembre de 1993