Cartas al director
i

Acerca de la reforestación

Interesante artículo el de Eduardo Crespo en EL PAÍS. Pero creo que merece unas matizaciones, vistas desde el ambiente rural de una de las regiones más castigadas por malas repoblaciones y por el fuego: la Rías Baixas de Galicia.El criterio repoblador empleado desde siempre aquí fue el de monopolizar el uso de los montes comunales al ciento por ciento para producir materia prima para un par de empresas de pasta de papel y de tableros aglomerados. A los árboles autóctonos siempre se les despreció bajo el calificativo de "frondosas" (no crecen nada, no valen para nada, etcétera).

La norma seguida en las repoblaciones siempre fue y es: monocultivos de pinos y eucaliptos de grandes extensiones, incluso talando carballeiras.

Los beneficios siempre fueron para dichas empresas transformadoras, intermediarios y tal vez para el Icona. A los vecinos propietarios les quedan las migas (lea usted las sucesivas leyes de montes en mancomún).

El trabajo de diversos intermediarios aumenta con los incendios forestales en Galicia. Me refiero a aserradores, tractoristas, camioneros, etcétera, que compran la madera quemada a precio de risa, y aun después de cuatro años pudriéndose en el monte se aprovecha para pasta y aglomerados. Todavía se preguntan ustedes ¿quién quema el monte? Aquí ya lo sabemos...

Recuerdo que hace unos doce años, en una conferencia, el delegado del Icona en Pontevedra, señor Borregón, afirmó que, efectivamente, se estaban plantando muchas coníferas; pero "pronto llegará el tiempo de las frondosas".

De momento, la Consellería de Agricultura no repobló desde entonces ni una hectárea con frondosas. El Plan Forestal de la Xunta de Galicia urge la implantación de más empresa de pasta de papel y fomentará los monocultivos de eucaliptos, y si dudan de esta afirmación, léanlo.

Tal vez, donde quería decir eucaliptos el señor Borregón dijo "frondosas". Pero lo más divertido es que en la verde Galicia de las nieblas y lluvias nos estamos quedando sólo con las piedras, los tojos y sin agua, y todo por mala gestión.-

. Doctor biólogo y asesor de la Federación Galega de Caza. Santiago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de septiembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50