Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

8.000 personas piden en las calles de San Sebastian la libertad de Iglesias

Unas 8.000 personas pidieron ayer en las calles de San Sebastián la libertad del ingeniero Julio Iglesias Zamora, secuestrado, por ETA hace 47 días. Los manifestantes, muchos de los cuales portaba lazos azules como símbolo de protesta contra el terrorismo habían sido convocado como cada semana, por lo trabajadores de la empresa Ikusi, en la que trabaja el ingeniero secuestrado.El diputado general de Guipuzcoa, Eli Galdos, presente en la manifestación, al igual que otros representantes de la práctica totalidad de las formaciones vascas, excepto Herri Batasuna, manifestó: "Jueves tras jueves vamos en aumento, porque la sociedad ha empezado sacudirse la pereza y ahora empieza a decir lo que tenía ganas de decir desde hace tiempo: que está harta de la violencia y que se puede ser abertzale y reclamar la independencia, como yo mismo, sin servirse de violencia".

Carta a ETA

Los trabajadores de Ikusi se ofrecieron como mediadores para conseguir la liberación de su compañero. En una carta dirigida a ETA leída durante la manifestación, los trabajadores hacen saber a la dirección de la banda terrorista que, si tienen dificultades para ponerse en contacto con la familia, los 300 empleados están a su disposición para poner fin al cautiverio.La carta dice textualmente "Algunos nos dicen que no dejáis libre a Julio porque tenéis dificultades para poneros en contacto con la familia. Pero ¿para qué os tenéis que poner en contacto con su familia? Vosotros no le habéis secuestrado por ser el marido de Marisa o ser el padre de Jon, An Ander, sino porque pertene lkusi, donde trabaja como. nosotros. Por tanto, si debéis poneros en contacto con alguien es con los compañeros de Julio. Somos más de 300. Si es vosotros sois trabajadores, podéis tener dificultades para poneros en contacto con nosotros, porque las relaciones entre trabajadores no levantan sospechas a nadie. ¿Por qué os ponéis en contacto con nosotros? ¿Tenéis miedo de trabajadores?".

"Nosotros no cejaremos nuestra lucha hasta ver libre a Julio y por cada día que prolonguéis su cautiverio, es evidente para los trabajadores que vosotros ponéis en peligro nuestra libertad y nuestros puestos de trabajo", prosiguel a carta. "A esto se debe la solidaridad cada vez mayor al exigir la libertad de Julio, porque como ya manifestamos anteriormente, no hemos nacido para vivir como esclavos bajo las amenazas de nadie".

Por otro lado, tres jóvenes agredieron y retuvieron durante una media hora el pasado miércoles al ecologista Juantxo Domínguez, del partido Berdeak (Los Verdes) por portar un lazo azul.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de agosto de 1993