Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

"Si Bosnia se divide en tres Estados étnicos, el conflicto continuará"

Sarajevo
Máxima autoridad militar del Ejército de Bosnia-Herzegovina, de mayoría musulmana, Rasim Delic afirma que una eventual división del país por criterios étnicos no parará la guerra

ENVIADO ESPECIALRasim Delic no es un fundamentalista. De 44 años, nacido en Celic, no lejos de Brcko, en el norte de Bosnia, Delic sustituyó a Sefer Halilovic en la jefatura del Estado Mayor del Ejército de Bosnia-Herzegovina a principios de junio. Delic procede de las filas del Ejército Nacional yugoslavo. "Primero soy bosnio. Mucho después musulmán", revela Delic. Si algo tiene claro el jefe del Estado Mayor bosnio es que "si Bosnia-Herzegovina se divide en tres Estados étnicos, continuará la guerra". Una opinión que choca con la de su presidente, Alia Izetbegovic, que se ha mostrado dispuesto a aceptar la partición a cambio de la paz.

Pregunta. ¿Si no se respeta la integridad de Bosnia en Ginebra, la única salida será la militar?

Respuesta. Hay dos salidas posibles. La primera, que la comunidad internacional obligue al agresor a respetar las resoluciones y los documentos y a cesar el fuego. Eso significaría el respeto de la integridad de Bosnia-Herzegovina, el regreso de los desplazados y la detención de la limpieza étnica. Por eso es preciso respetar el Estado bosnio, tal como había sido reconocido por la comunidad internacional. Esa sería la solución barata y costaría menos a Europa y a las víctimas de aquí. La segunda es levantar el embargo para poder luchar contra el agresor, que dispone de un armamento poderoso y que además sigue recibiendo armas a pesar del embargo y de las sanciones.

P. Pero después de 16 meses de agresión sin que nadie la pare, ¿todavía confían en Europa?

R. Pienso que todavía puede hacer algo, aunque personalmente no confío en la Comunidad Europea (CE) ni creo que vaya a ayudar a Bosnia. Pero las resoluciones de la ONU se dictan para que sean cumplidas.

P. Pero si las resoluciones no se cumplen, Europa no interviene y el embargo no se levanta, ¿qué es lo que van a hacer?

R. Hasta ahora, el Estado bosnio siempre ha defendido las negociaciones. Si el resto del mundo asiste tranquilamente a la destrucción de Bosnia, seguiremos luchando. Nadie tiene el derecho de repartir lo que no es suyo. Tudjman [presidente croatal y Milosevic [presidente serbio] sólo pueden dividir sus propios países.

P. ¿Pero qué ocurriría si el presidente bosnio, Alia Izetbegovic, firma en Ginebra la división de Bosnia en tres Estados para obtener la paz?

R. Izetbegovic no puede firmar solo ese documento. Porque ese documento tiene que ser ratificado por el pueblo de Bosnia. Como militar y como patriota bosnio quiero que Bosnia tenga una paz justa. Las soluciones que se plantean desde fuera, como la confederación de tres Estados, llevarían a la guerra. ¿Quién tiene el derecho de prohibirme el paso por mi propio país para visitar la tumba de mis padres?

P. ¿Eso quiere decir que bajo ningún concepto el Ejército bosnio aceptaría la partición?

R. Si se aprueba la división de Bosnia-Herzegovina en tres Estados étnicos continuará la guerra, porque la partición equivaldría a la consagración de la limpieza étnica y de la violencia.

P. ¿Y si Izetbegovic la acepta en Ginebra?

R. Yo soy miembro de la presidencia y sé que la presidencia no va a firmar sin consultar con el resto de los miembros de la presidencia y el resto de los órganos estatales. La Armija (Ejercito bosnio) forma parte de la presidencia, y la política de la presidencia debe ser la del Estado bosnio, así que la Armija está a favor de una política bosnia. La delegación que acuda a negociar la paz se presentará con una iniciativa bosnia, que incluye un Estado federal.

P. La Armija debe enfrentarse a la nueva alianza formada por el HVO (Consejo de Defensa Croata) y los radicales serbios, y sufre ataques muy serios en Maglaj, Zepce, Brcko, Mostar, Trnovo e Igman, a las afueras de Sarajevo. ¿Cuál es su valoración del momento militar?

R. La Armija, después de 16 meses de guerra, está en una situación muy delicada, y el agresor no para ni un solo minuto. Y además ahora se le ha agregado el sector extremista del HVO, que quiere ocupar los territorios bajo su control. Pero el HVO no podría salir adelante si no contara con el apoyo material que le llega desde Croacia. Ante este panorama, la única salida para la Armija es seguir luchando. El que sigamos luchando después de 16 meses, casi sin armas y en condiciones muy difíciles, es un testimonio de que la gente que quiere una paz justa no puede ser derrotada. Se puede decir que el Ejército bosnio controla los centros industriales más importantes, Tuzla, Zenica y Sarajevo, y todas las fuentes energéticas.

P. ¿Qué piensa de las seis zonas seguras decretadas por el Consejo de Seguridad?

R. Las zonas seguras tenían que ser un hecho el 22 de julio y el 23 hemos sufrido uno de los ataques más feroces que ha recibido Sarajevo. Eso significa que el mecanismo de la ONU no es tan fuerte ni capaz de hacer cumplir las resoluciones. Unprofor nos pide que nos pongamos de acuerdo con los agresores, lo que no es más que una fantasía. Si pudiéramos ponernos de acuerdo con el agresor no tendríamos guerra. Por eso es preciso crear un mecanismo para hacer cumplir las resoluciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1993

Más información

  • Rasim Delic