Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agujetas hijo gana el II Consurso Nacional de Cante Penitenciario

Por segunda vez se celebró en el Centro Penitenciario de Córdoba el Certamen Nacional Penitenciario de Cante Flamenco, un concurso en el que todos los competidores son reclusos en las prisiones españolas. En primera instancia hubo 112 aspirantes, de los que sólo -Siete pasaron a la final. Antonio de los Santos, Agujetas, hijo del cantaor del mismo sobrenombre, fue el vencedor.Las 160 butacas del auditorio estuvieron siempre ocupadas, y numerosos internos siguieron el certamen de pie. El atuendo más generalizado de los internos era veraniego: camisetas y calzones cortos; las pieles que se ven son un escaparate de tatuajes.

Los actuantes comparecieron mejor vestidos. Algunos impecables, y uno incluso con corbata. Y oímos buen cante, con un nivel medio de calidad sorprendente. A veces, en las coplas, aludían al tema carcelario sin amargura ni resentimiento: "¡Ay, carcelero, si me muero / que no me tapen a mí la cara!". "A la cárcel me llevan / y no me mata el dolor". Pero ni aun en esos momentos olvidaron su propio código de honor: cuando subió a cantar un violador, media sala se puso en pie y se marchó.

¿Por qué cantan estos hombres y estas mujeres, algunos con largas penas de prisión ante sí? Cantan porque les gusta, porque pueden ganar unas cantidades de dinero, para salir unos días de la rutina habitual. Y cantan para ser un poco más libres. Sólo por participar, cada uno verá reducida su pena en una semana, 3 para algunos estas condonaciones serán mayores. Los premio iban de las 150.000 pesetas hasta las 5.000 de consolación, que se dieron a todos los participantes. Más trofeos con la efigie de Camarón en barro, hechos por un recluso en el taller de la cárcel: el más valioso, el Camarón de oro cubierto con purpurina dorada.

Tras Agujetas hijo, resultaron premiados José Serrano Campos, Francisco Moreno Maya, hermano del cantaor El Pele, y Ramón Barrull. También hubo accésit para Manuel Parea, Dolores Cortés, Manuel Campos, Francisco José Romero y Juan José Rosado

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de julio de 1993