Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'numero tres' de la jerarquía militar de Perú solicita asilo político en una Embajada de Lima

LAURA PUERTAS / AGENCIAS, El general de división Rodolfo Robles Espinoza, número tres de la jerarquía militar de Perú, solicitó ayer asilo político en una embajada no determinada en Lima, según confirmó su esposa, tras una supuesta intentona golpista frustrada. Sin embargo, no se tiene confirmación oficial sobre el actual paradero del general, que según fuentes diplomáticas citadas por Efe habría sido arrestado. Un portavoz oficial del presidente Alberto Fujimori negó, por su parte, la supuesta intentona golpista y declaró que el presidente despachaba con normalidad en su oficina del palacio presidencia en Lima.

A la 1.15 de la madrugada de ayer (hora local), la guardia militar del palacio del Gobierno pidió refuerzos y se registró un importante movimiento de tanques alrededor de la residencia del presidente Alberto Fujimori. Fuentes presidenciales alegaron razones de seguridad. A las cinco de la tarde (hora local) un comunicado oficial de la presidencia negó que se hubiera producido un intento de golpe de Estado.El general de división del Ejército peruano, Rodolfo Robles Espinosa, habría solicitado asilo ayer a la embajada de Estados Unidos en Lima, según informaron fuentes militares. La decisión la tomó tras dejar un documento manuscrito con graves denuncias contra la institución castrense.

La solicitud de asilo fue confirmada por su esposa, Nelli, quien se negó, sin embargo, a especificar el país al que el general había acudido.

La embajada de Estados Unidos no quiso confirmar ni negar ayer si el general Robles se encontraba en alguna de sus dependencias.

Estados Unidos no ha suscrito el convenio de La Habana, por lo que no está obligado a otorgar asilo, declaró una fuente diplomática.

El general Robles era el tercero en la jerarquía del Ejército peruano y es conocido por su defensa de la unidad del Ejército y vinculado al general Jaime Salinas, actualmente en prisión por su participación en el intento de golpe contra Fujimori registrado el pasado mes (le noviembre en Perú.

A las dos de la tarde (hora local) la esposa del general Robles dio una conferencia de prensa en la que acusó a la cúpula militar de asesinar y violar los derechos humanos. "Detrás de todo esto hay algo muy feo y y mi esposo lo sabía. Hay un grupo de violadores de derechos humanos, de gente inocente".

Luego, con la voz quebrada, apeló al presidente peruano Alberto Fujimori: "Yo lo conozco. Usted es humano. Mi esposo no se ha sublevado contra usted, lo único que pedimos es que nos dejen irnos en paz con toda nuestra familia".

La señora Robles denunció que su esposo había sido trasladado de forma sorprendente a la Junta Interamericana de Defensa con sede en Washington. Decisión que, según dijo, "acaté con disciplina". Lo que lo llevó a la rebeldía contra el Gobierno fue que el comando del Ejército peruano no le permitiera viajar a Estados Unidos con toda su familia.

La oposición en el Congreso constituyente, tras conocer las graves acusaciones contra miembros del servicio de inteligencia, presentó una solicitud a la presidencia del Congreso para que el presidente del Consejo de Ministros y el ministro de Defensa expliquen hoy los últimos sucesos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 1993

Más información

  • Un portavoz del presidente Fujimori niega que se haya producido ninguna intentona golpista