Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poemas inéditos de Dionisio Ridruejo añaden luz a un autor marcado por la contradicción política

Dionisio Ridruejo escribió en 1937 un poema titulado Franco. Veinte años después, en la cárcel de Carabanchel, el poeta plasmó en otros versos su rabia contra el general al que años antes había glorificado. Estos y otros poemas -diez inéditos- reconstruyen en el libro Memorias de una imaginación, editado por Clan, una vida marcada por la contradicción política y la vocación lírica. Amigos y familiares recordaron ayer al escritor, fallecido en 1974.

"Nunca le han hecho justicia", afirmaba ayer Gloria de Ros Rivas, mujer de Ridruejo. La viuda repetía: "Esa del dibujo soy yo y el poema lo escribió mi marido en la cárcel". El dibujo, recogido junto a otros en este libro -el poeta tenía por costumbre pintar sobre cualquier superficie plana-, lo garabateó Ridruejo sobre el abanico de su mujer, donde también escribió: "Soy el aire de Gloria me resplandecen como hojitas de mayo / sus ojos verdes ".El mismo verano y en la misma celda, el poeta conoció al escritor y marino Antón Menchaca, que ayer, junto al académico Pedro Laín Entralgo y Manuel Penella, secretario de Ridruejo, presentaron el libro que ahora reconstruye, con la ayuda de diez nuevos textos, la obra y la vida de un hombre que no superó su paso de las filas franquistas a la lucha por la democracia. "Dionisio no era hombre y poeta. Era un hombre-poeta", señaló Laín Entralgo, que recuerda cómo el día de la muerte de Franco no fue tan feliz como hubiera deseado porque Ridruejo ya había muerto. "Era un hombre sincero, consciente de su gran contradicción. Y eso le engrandecía", señaló Antón Menchaca, mientras Manuel Penella recordó cómo poco antes de morir, a los 62 años, el escritor dijo en una entrevista concedida a la televisión británica: "Soy castellano viejo, y como castellano viejo estoy ligeramente tocado de estoicismo. Las glorias del mundo son vanidad de vanidades. Así, pues, mi triunfo me interesa muy poco".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de abril de 1993