Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio billón de beneficios del Banco de España frenan el deterioro del déficit

El medio billón de pesetas que obtuvo el Banco de España durante el pasado año 1992 como beneficios atípicos -se produjeron por la venta de reservas de divisas para frenar la depreciación de la peseta durante la tormenta monetaria- contuvieron el deterioro del déficit público durante el mes de febrero.

En cualquier caso, este desequilibrio de las cuentas del Estado aumentó un 59,5%, ya que el déficit ascendió en febrero a 78.000 millones de pesetas frente a los 48.900 millones del mismo mes de 1992.

El aumento del déficit podría haber sido muy superior sin estos 501.900 millones de pesetas de beneficios del banco emisor, muy superiores a los 112.400 registrados en 1991 (los beneficios del banco emisor siempre se contabilizan en el mes de febrero).

El motivo es que se redujo considerablemente la recaudación del impuesto sobre la renta, mientras la recaudación del impuesto del valor añadido (IVA) se mantenía estancada y en el impuesto sobre sociedades sólo se registraban -como en febrero de 1992- devoluciones.

Recaudación

La fuerte caída de la recaudación del impuesto de la renta -un 38,3% en el mes de febrero pasado en comparación con el mismo mes del año anterior- obedece a que este año se han retrasado considerablemente las devoluciones y han aumentado las peticiones de aplazamiento de pagos.En los dos primeros meses del presente año se devolvieron un total de 265.700 millones de pesetas frente a 59.300 millones de 1992. Pero buena parte de estas devoluciones se han contabilizado en febrero, a pesar de que la fecha límite que tiene el Ministerio de Economía y Hacienda para realizarlas es el 31 de enero. Pero, al igual que muchos contribuyentes las recibieron en febrero con fecha de enero, Hacienda las contabilizó el mes pasado.

El descenso en la recaudación de renta -que fue sólo de 193.000 millones en febrero- se traslada a una sensible rebaja en la recaudación total por impuestos, que cae un 11,6%, por la importancia de este tributo en los ingresos totales del Estado. Hacienda espera que esta disminución se remonte en los próximos meses, toda vez que ya han superado el problema de las devoluciones atrasadas.

El principal problema con el que se enfrenta Hacienda es el impacto en el déficit que tendrá el agravamiento de la crisis económica que sigue sin dar visos de ceder a corto plazo y que supone generar menos ingresos. De momento, la recaudación el IVA está prácticamente atascada y, lo normal es una disminución de la recaudación al reducirse la actividad económica.

Además, los gastos, sobre todo los sociales, pueden dispararse por el aumento del paro. Hacienda acepta que esto es lo más probable, pero antes de modificar sus previsiones ha decidido "vigilar de cerca" la evolución de ingresos y gastos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de marzo de 1993