Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"He pedido a la OTAN y a Estados Unidos que envíen tropas para controlar Kosovo"

El presidente de Albania, Sali Berisha, de 41 años, advirtió ayer que sólo una amplia presencia militar de la OTAN en Kosovo y Macedonia puede evitar la generalización de la guerra en los Balcanes. "He pedido a la OTAN y a Estados Unidos que envíen allí tropas para poner Kosovo bajo su control. También Macedonia necesita más tropas internacionales para defender sus fronteras. Si no, cuando el presidente serbio, Slobodan Milósevic, tenga las manos algo más libres en Bosnia, consumará allí su próxima agresión".

ENVIADO ESPECIAL

En conversación con EL PAÍS en Tirana, al cumplirse un año de su victoria electoral y de convertirse en el primer presidente electo de la historia de Albania, Berisha habló de "la máxima prioridad: evitar la guerra". Y denunció que "la limpieza étnica en Kosovo ya está en marcha" en referencia a las decenas de miles de albaneses de esta región que han huido de la persecución política, la represión y la marginación económica bajo el régimen serbio.

"Si comienzan la limpieza étnica por métodos militares, nosotros no lo toleraremos. Reaccionaremos y lo haremos por todos los medios a nuestro alcance. Todos los albaneses de la región lo harían y la situación sería incontrolable. Supondría la desestabilización de Macedonia y Albania y la. guerra balcánica".

Prevenir el conflicto

Berisha reconoció que militarmente Albania se halla en una situación deplorable y sin posibilidad de defenderse por sí misma. "Por eso nuestra prioridad es prevenir el conflicto. He hablado sobre ello largamente con Manfred Wörner [secretario general de la OTAN] en su visita a Tirana y estoy convencido de que Estados Unidos y la OTAN reaccionarán ante una agresión serbia a Kosovo y Macedonia. Pero lo importante es prevenirla y, por ello, insisto en la presencia militar de la OTAN en Kosovo".Berisha se mostró muy contrariado con las continuas dilaciones en la toma de decisiones para hacer frente a Milosevic. "Nunca un dictador ha sido tratado con tanta suavidad y condescendencia. Ha logrado casi todos sus objetivos y nunca ha habido decisión para detenerle. Ha agredido a dos Estados y ocupado parte de sus territorios, ha organizado la limpieza étnica valiéndose de matanzas, bombardeos y violaciones. Y nadie debe dudar de que continuará esta política".

Según el presidente albanés, algunos países, que no quiso identificar, se escudan detrás de una supuesta obstrucción de Rusia para no enfrentarse al régimen serbio con decisión. "No es verdad que sea sólo Rusia quien impide resoluciones más duras. Hay esquemas antiguos de pensamiento que siguen funcionando. No digo que le den mano libre a Milosevic, pero si que ha faltado decisión a la hora de frenarlo", dijo.

Berisha se manifestó seguro de que Milosevic intentará anexionar Macedonia, "ya que ésta forma parte de su programa de construcción de la Gran Serbia. Si no hubiera tenido más contratiempos de los previstos en Bosnia, posiblemente ya hubiera agredido a Macedonia. Pero estoy seguro de que Milosevic creía poder hacerse con el control de Bosnia en unas semanas y se ha encontrado con una resistencia mucho mayor. Estoy seguro de que cuando el Ejército serbio salió de Macedonia lo hizo para regresar. Y Milosevic piensa regresar allí".

También cuenta el presidente albanés con que se reavive la guerra entre Croacia y Serbia, al no haber progresos en el plan del mediador de las Naciones Unidas, Cyrus Vance, para la reinstauración de la soberanía croata en estas regiones.

Croacia intenta recuperar territorios por la vía del diálogo, pero si fracasa tiene todo el derecho a luchar para recuperar sus territorios ocupados por los serbios. Croacia no puede tolerar que se consume esta conquista territorial serbia".

Reconocer a Macedonia

Berisha expresó su satisfacción por la mejora de relaciones bilaterales con Macedonia y anunció que Albania reconocerá a esta república, aunque sin fijar fecha. Según dijo, el reconocimiento de Macedonia será una aportación a la seguridad y a la paz, pero no suficiente. "También Bosnia estaba reconocida por las Naciones Unidas cuando fue atacada por Milosevic", comentó Berisha.Manifestó haber tenido contactos al respecto con Grecia, principal objetor al reconocimiento internacional de Macedonia, y explicó la postura de Atenas diciendo que "cuando se deja salir al duende nacionalista de la botella, es muy difícil volverlo a meter allí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 1993

Más información

  • Sali BerishaPresidente de Albania