La formación continua es la clave

El Comité Consultivo de Investigación Industrial de la Comunidad Europea (IRDAC) recomienda que la industria desarrolle y adapte sistemas de enseñanza y formación continua para actualizar los cono, cimientos del personal existente, ya que la población europea camina hacia el envejecimiento. Por otra parte, subraya que los grandes competidores de Europa no serán solamente EE UU y Japón, sino países como Singapur y Corea del Sur, "que tendrán una mano de obra mucho más joven y más actualizada".Destaca también el IRDAC la necesidad de potenciar la movilidad de jóvenes especialistas entre los distintos países europeos (tal es el fin que persiguen los programas comunitarios como el Erasmus, y más específicamente el Comett) para evitar la fuga de cerebros y que desarrollo educativo y desarrollo económico estén altamente relacionados, como sucede en Japón.

Más información

Si Europa "no presta suficiente atención al problema de la insuficiencia de cualificaciones, sobre todo en áreas de avance tecnológico, su capacidad para competir se verá amenazada"', se puede leer en el estudio.

Labor de la escuela

Dentro del sector educativo, las universidades deben esforzarse en la formación continua en constante cooperación cori la industria. Y las enseñanzas primaria y secundaria habrán de estar vigilantes para "atraer a los alumnos más capacitados hacia las áreas matemáticas, científicas y técnicas. Ningún joven debe superar el sistema educativo", afirma, "sin tener unos conocimientos elementales de ciencia y tecnología. Nadie en Europa debe dejar el sistema de enseñanza sin cualificaciones".Es conocida la constante preocupación del Gobierno norteamericano por el rendimiento de sus escolares en matemáticas. Hace un par de años cundió la alarma en la sociedad estadounidense cuando un estudio internacional reveló que los niños coreanos alcanzaban mejores resultados que los norteamericanos en dicha materia.

En cuanto a la formación de ingenieros o investigadores en España, José Antonio Martín Pereda explica que en algunas ramas, como en la de la ingeniería superior de Telecomunicación, saldrán más profesionales de los previstos en el informe de la CE para la década de los noventa. "Pero eso", precisa, "no será negativo. Más vale que salgan 100 ingenieros de los cuales se aprovechen bien 30 y 70 se ocupen en trabajos de menor exigencia de cualificación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de febrero de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50