El FBI confirma que la explosión en el World Trade Center fue provocada por una bomba

Definitivamente ha quedado comprobado que fue una bomba lo que causó la explosión que el viernes mató a cinco personas en las Torres Gemelas de Nueva York, pero todo las demás circunstancias que rodean los hechos siguen siendo un misterio para los investigadores de un atentado que ha creado una sicosis de terrorismo en todo el país. El director de la oficina del FBI en Nueva York, James Fox, confirmó ayer que la explosión no fue provocada por accidente: "Estamos en condiciones de asegurar que fue una bomba".

Más información

Fox afirmó que se ha llegado a esa conclusión después del estudio de los escombros hecho por los expertos de la Oficina Federal de Informaciones, pero ninguna otra pregunta en relación con este atentado ha encontrado respuesta por el momento.William Sessions, director del FBI, fue muy cauteloso con las especulaciones sobre los autores de la tragedia que tienden a relacionar esta acción con la guerra en los Balcanes. Sessions dijo que entre las 40 llamadas reclamando la autoría, el FBI presta especial atención a una, realizada en nombre de un desconocido Frente de Liberación Serbio, y que advirtió del atentado minutos antes de la explosión.

Otra posibilidad, que por el momento es una mera especulación, es la que vincula a los barones del narcotráfico colombiano con el atentado. En este sentido, los expertos dicen que es fundamental conocer el tipo de explosivo empleado; si resultara ser plástico del tipo semtex, la pista apuntaría autornáticamente a los cárteles colombianos o al grupo libanés Hezbolá, los Únicos que lo han utilizado antes.

Tampoco se sabe todavía si fue colocada una sóla bomba o varias, o si fueron detonadas desde el mismo edificio o desde el exterior. La policía está investigando a todos los trabajadores del edificio, especialmente a los de la Autoridad del Puerto, la oficina que administra el inmueble, porque se piensa que las personas que colocaron el artefacto conocían bien el edificio.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Evitar la muerte de inocentes

La bomba fue colocada en el lugar preciso para destruir todos los sistemas de seguridad de las Torres Gemelas, provocando la menor pérdida posible de vidas humanas. Una pequeña bomba en el vestíbulo o en un baño de un edificio en el que, normalmente, se encuentran 100.000 personas habría provocado una gran matanza.

Se maneja, incluso, la posibilidad de que el explosivo, que, al parecer, iba dentro de una furgoneta, estallara de forma accidental. Si la explosión hubiera sido cometida por una organización terrorista con fines políticos, no tiene mucho sentido que no se haya producido ya, en Estados Unidos o en cualquier otro lugar del mundo, una reivindicación que no dejara lugar a dudas.

Obviamente los autores tenían apoyo dentro de Estados Unidos, pero el FBI está trabajando en coordinación con la CIA para estudiar todos los detalles de las pistas que llevan a grupos terroristas extranjeros. El director del FBI, Sessions, ha mantenido una conversación con James Woolsey, director de la CIA, a este respecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de febrero de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50