EL ATENTADO DE NUEVA YORK

"Nadie ha visto los panfletos"

Nadie ha visto las octavilas", aseguró ayer el comandante Ilic, portavoz del comando militar serbio en Bosnia oriental (Blasenica), responsable del asedio de los enclaves musulmanes donde se espera la caída de la ayuda humanitaria desde el aire.Según fuentes norteamericanas, en la madrugada de ayer, dos aviones de las fuerzas aéreas de Estados Unidos iniciaron sobre Bosnia oriental el lanzamiento de miles de octavillas que debe preceder la lluvia de alimentos. "Pregunten en la Embajada americana por el contenido del nensaje", sugiere el comandante Ilic.

La Administración norteamericana advirtió al Ejército erbio en Bosnia que no disparase contra los aviones con la ayuda humanitaria.

Más información

Ni en Bratunac, el enclave musulmán en Bosnia oriental situado a 12 kilómetros de Srebrenica, ni en Zvornik, donde se coordinan los combates hacia el otro enclave musulmán de Cerska, hubo informes acerca de su recepción.

Ni siquiera Radio Sarajevo informó sobre la lluvia de las octavillas en los enclaves musulmanes de Bosnia oriental. "Hemos pedido a todos los centros de prensa regionales que nos informen sobre el color de los panfletos y el contenido del mensaje. Pero nadie los ha visto", asegura SRNA, la agencia de noticias serbia en Bosnia.

"Desperté temprano y escuché en la radio que nos habían tirado las instrucciones sobre cómo comportarnos. Fui a buscar las octavillas por todas partes. No encontré ni un solo ejemplar", cuenta tristemente Zoran, periodista de Radio Zvornik.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La rabia de los serbios

La operación norteamericana de lanzamiento de ayuda humanitaria ha despertado interés y rabia entre los serbios en Bosnia oriental. "Quiero ver cómo son estos paquetes", dice un policía en Zvornik. "No creo que tiren comida. Lanzarán armas a los musulmanes", sostiene Rade, encargado del control del puente sobre el Drina, río limítrofe entre Serbia y Bosnia.Mientras, las fuerzas croatas de Bosnia-Herzegovina cortaron ayer las rutas de aprovisionamiento entre esta república y Croacia a sus teóricos aliados musulmanes bosnios. Los croatas justificaron esta acción al acusar a los musulmanes de preparar un intento de golpe y de descuidar la guerra contra los rebeldes serbios.

Ayer, según informó Radio Sarajevo, se produjeron nuevos bombardeos sobre la ciudad. Tres personas resultaron muertas. Sobre las seis de la mañana dos obuses cayeron sobre la zona norte de la capital bosnia. Los bombardeos sobre otros enclaves musulmanes también se recrudecieron ayer, siempre según Radio Sarajevo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de febrero de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50