La Semana de la Moda concluyó ayer con un lema: 'Creatividad a bajo precio'

Una amplia gama de prendas de vestir y accesorios, de todos los precios y estilos han encontrado en la 23ª edición del certamen que concluyó ayer, el marco de venta diferenciado según el sector al que van dirigidos. Este ano concurrieron 763 puestos con lo que se superó en un 30% la anterior convocatoria. El pabellón de Ibermoda tuve, una oferta dedicada exclusivamente al hombre. Las firmas de importación se reunieron en el espacio de Inmoda-Animoda, y las de moda pronta en Inter-Fashion. Por último, las grandes tendencias en la confección femenina, se ubicaron en Imagenmoda, con la Boutique Europa para resaltar un producto, seleccionado por el comité de feria como el de mayor aporte de originalidad, con independencia del precio de coste, que puede hacer oscilar el valor de una americana entre 4.500 pesetas hasta 60.000 pesetas.

Un invierno de largo

El desfile de la moda del sol ha presentado los nuevos ideales de la moda para el próximo invierno, que harán de la falda larga el ritual más contemporáneo de la feminidad. Dentro de una longitud que nunca deja al descubierto la rodilla, emergen las formas rectas y abotonadas, como también las drapeadas o con vuelo en evasé. La estética de los setenta viene marcando con fuerza esta época. Los pantalones disparan su forma acampanada en los bajos, o se hacen muy amplios. Las chaquetas, largas o cortas, pero siempre muy ajustadas, modelan la cadera. En cambio, los chaquetones y abrigos se amplían y se abrochan con grandes cinturones. El pichi informal monopoliza también los nuevos signos de la elegancia femenina.La gran conquista para el ,hombre está en el nuevo colorido que imprime luz a la pañería clásica. Los dibujos de toda la vida, como el cuadro ventana, el Harris, Gales o la pata de gallo fantasean con tonalidades más amables y vistosas en la gama de los granates, tierra, grises claros, verdes y azules pastel.

La tendencia en el tejido camisero la impone la franela, con su tacto suave y acogedor. La raya fina está desterrada, así como los estampados en beneficio de los lisos de tono intenso como el azul y de los cuadros grandes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 21 de febrero de 1993.

Se adhiere a los criterios de