Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños salvarán el ozono

20.000 escolares de Leganés recogen papel para reciclarlo

Los niños y jóvenes de Leganés (172..000 habitantes) han aprendido el mensaje: saca un árbol de la papelera y tapa los agujeros del ozono. Y se lo enseñaran a sus padres. Veinte mil alumnos de la localidad participan desde la semana pasada en la tercera edición de la campaña Saca un árbol de la papelera, teoría y práctica sobre la eficacia de recuperar papel usado para su reciclado. Por primera vez, este año el Ayuntamiento ha distribuido 90 contenedores en todos los centros escolares. Cuarenta y ocho horas después de instalarlos, casi todos estaban repletos.

La idea es recoger 480.000 kilos, que reciclará la empresa Papelera Peninsular. "La capa de ozono está bastante mal, no podemos gastar más árboles", explica Ana Bouzón, de 13 años, muy combativa al hablar de los bosques que ha visto quemados el verano pasado en Galicia. La niña, que cursa octavo de EGB, se ha acostumbrado a acumular cuadernos viejos y folios utilizados para pasar apuntes y llevarlos cada 15 días al colegio. Paúl Semper va más lejos, y ha enseñado a sus padres a guardar las revistas y periódicos. Colegios como el Ortega y Gasset o el Abbel Azzam y el instituto número 13 acumulaban el miércoles más de 600 kilos de papel.La campaña se ha extendido por primera vez a los estudiantes de BUP y formación profesional, centros donde menos se conoce esta campaña. María del Carmen, una repetidora de primero, ni siquiera conocía la utilidad del contenedor azul de 800 litros de capacidad instalado a la entrada del Juan de Mairena. Cruz, también alumna de primero, sí estaba informada; se mostraba dispuesta a empezar a traer papel de su casa "para conservar el medio".

En las dos ediciones anteriores participaron 19 y 38 colegios, respectivamente. En 1993 son cerca de 70, con más de 500 aulas. Está previsto recuperar de la basura 480 toneladas de papel y cartón.

Esta campaña se dirige a difundir la recuperación de papel usado entre toda la población aprovechando la influencia que los chicos pueden ejercer en su entorno familiar. Luis Moreno, coordinador del programa educativo, cree que se Arata de un trabajo lento pero con buenos resultados. "Primero se motiva al profesor, y éste motiva al chaval, quien a su vez va creando conciencia en sus padres y sus vecinos", explica Moreno.

3,5 árboles adultos

Para los chicos, la labor de salvamento está clara. Ven dar frutos a su "granito de arena", porque, según los datos facilitados en el material educativo que se distribuye en los centros, por cada contenedor lleno de papel (300 kilos) se salvan 3,5 árboles adultos.Celestino González, responsable de esta campana en el colegio Ortega y Gasset desde 1992, coincide en afirmar que con este tipo de campañas se favorece el efecto multiplicador "más que con cualquier acto publicitario".

González matiza que los peros de este programa aparecen cuando se trata de llevar a la práctica el uso del papel reciclado. En los mayores aparecen prejuicios culturales, críticas a su color más oscuro, y son escasos los alumnos y profesores que utilizan el material elaborado con estas técnicas.

El alumno Paúl Semper compra cuadernos normales y asegura que el problema es que las tiendas no tienen a la vista artículos de papel reciclado. El padre de Ana Bouzón sí le compró un paquete de folios reciclados, pero el resto de su material escolar está fabricado con productos elaborados con la madera de esos árboles que intenta salvar.

A esas inquietudes ecológicas añade una más el concejal de Medio Ambiente de Leganés, Juan Antonio Gracia, para el que la campaña puede suponer también "quitar basura de la calle". De las más de 200 toneladas de residuos que se recogen diariamente en el municipio, el 25% del volumen y el 15% del peso corresponden al papel y cartón de desecho.

El programa educativo Saca un árbol de tu papelera se complementa con una serie de vídeos y actividades en los centros, a los que este año se añadirán clases sobre reciclado de vidrio y pilas de botón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 1993