Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el cineasta valenciano Carles Mira

Realizó una interesante obra humorística

El director de cine Carles Mira falleció ayer en Valencia. Afectado de una leucemia crónica, Mira (Valencia, 1947) ingresó en la noche del pasado sábado en una clínica de la ciudad, donde falleció ayer a media tarde. Representante por excelencia de la cultura de la mediterraneidad, su obra fue una interesante propuesta de un cine de humor que alcanzó grandes éxitos de público sin recurrir a los tópicos que, dentro de este género, utilizaron otros cineastas españoles. La portentosa vida del pare Vicent y Con el culo al aire son dos de sus películas más célebres.Estudiante de Ciencias Políticas en Madrid, Mira intervino como ayudante en varios montajes teatrales del director José Luis Gómez. Entre 1973 y 1976 rodó cuatro cortometrajes: Biotopo, Un informe para una academia, Michana y Viure sense viure. La portentosa vida del pare Vicent (1977) fue su primer largometraje. Mira definió esta película como "una denuncia de la manipulación de la historia". El filme despertó las iras de los sectores más conservadores de la sociedad valenciana por cómo trató la vida y milagros de san Vicente Ferrer.

Con el culo al aire (1980), una obra humorística protagonizada por Ovidi Montllor cuya acción transcurría en un manicomio, obtuvo un enorme éxito de público. Con el culo al aire, que bebía en las fuentes de géneros literarios tan populares como el sainete, fue una interesante propuesta dentro de la industria española de un cine de humor que, sin dejar de ser taquillero, se alejaba de tópicos reaccionarios.

En 1981, Mira rodó Jalea real. Que nos quiten lo bailao fue estrenada en 1983. Dan¡ya, jardín del harén (1987) supuso su "reencuentro con un cine mediterráneo" que, en su opinión, continuaba "sin pasar la experiencia de la industria cinematográfica". El rey del Mambo (1989), con un elenco encabezado por José Luis López Vázquez y Charo López, fue su última película. Mira afirmó tras su estreno que no estaba satisfecho con el resultado de El rey del Mambo. "Me quise meter en un proyecto desvergonzado, y atrevido que hablara del sexo desde otro punto de vista. La gente urbana no se ha reconocido [en la película] porque estaba hecha con los materiales populares que ellos desprecian, y la gente popular tampoco la ha seguido porque trata de unos personajes de otro grupo social", manifestó el cineasta valenciano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 1993