Clinton respalda el acuerdo de desarme nuclear con Rusia, que Bush considera "bueno para la humanidad"

El presidente electo de Estados Unidos, Bill Clinton, que accederá la Casa Blanca el próximo 20 de enero, dio ayer su pleno apoyo al acuerdo ruso-norteamericano (START 11) alcanzado el martes en Ginebra para reducir a un tercio sus arsenales atómicos de largo alcance en los próximos 10 años. El presidente George Bush confirmó ayer su reunión con el presidente de Rusia, Borís Yeltsin, este fin de semana en la ciudad balneario rusa de Solchi, en el Mar Negro, para firmar el tratado. El mismo anuncio fue realizado en Moscú.

Bush dijo, poco antes de salir para Somalia, en donde pasará el fin de año con las tropas norteamericanas que, desde su punto de vista, "el tratado es bueno para la humanidaU. El presidente se trasladará a Solchi desde el país africano.La cumbre fue asimismo confirmada en un comunicado conjunto ruso-norteamericano tras una conversación telefónica entre Bush y Yeltsin.

"Este tratado histórico", se dice en el texto, "conducirá a la reducción en dos tercios de los arsenales nucleares actuales y a una limitación significativa del armamento nuclear estratégico que fijaba el START V.

El tratado suprime las armas nucleares más peligrosas de la época de la guerra fría, como son los misiles con cabeza múltiple, y reduce los arsenales atómicos al nivel de principios de los años setenta en el caso ruso, y al de los años sesenta en el caso norteamericano. De aquí al año 2003, Rusia y EE UU deberán reducir sus arsenales a 3.500 cabezas nucleares cada uno, e incluso a 2.000 cabezas si Rusia considera que económicamente puede permitírselo. El desarme ruso se va a enfrentar a obstáculos financieros y técnicos.

Yeltsin calificó ayer el tratado de "documento del siglo" y "logro capital en las relaciones bilaterales". El líder ruso reveló que ha estado en el hospital a causa de una afección reumática.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS