Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

El perdón de Bush

Nueva York,

(...) Congresistas demócratas y el fiscal especial del caso, el independiente Lawrence Walsh, cayeron sobre la cabeza de Bush por otorgar el perdón a seis altos cargos de la Administración relacionados con el escándalo político del Irangate. Parte de la rabia producida por este perdón se deriva seguramente de la creencia de que George Bush podría no haber tomado realmente la iniciativa para concederlo. Pero, a diferencia de los que desde la propia Administración estaban en contra de esta medida, que ha sido aprobada por su oponente, George Bush no ha salido victorioso. El presidente norteamericano ha mostrado su coraje personal, como así lo hizo en su momento al tomar decisiones tales como su repulsa de Sadam Husein.(...) Sin embargo, con la concesión del perdón, George Bush ha mostrado más valor en defender a sus hombres contra los ataques políticos que en defender su propia carrera política. (...) Enfrentándose al juicio de la historia, Bush quizá encuentre mayor fortuna que el que pronto será presidente, Bill Clinton, cuyos colegas demócratas en el Congreso se preparan para reabrir las profundas diferencias políticas producidas por el caso Irangate. (...) Incluso con esta iniciativa demócrata, Clinton y los moderados de su Administración quizá puedan finalmente entender por qué dos presidencias republicanas vivieron en un aparentemente, constante desorden. (...)

28 de diciembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 1992