Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un infarto acaba con la vida de José María González Sinde

El cineasta presidió la Academia del Cine y dirigió Telemadrid

José María González Sinde, burgalés de 51 años, productor, director y guionista, que fue uno de los fundadores y primer presidente de la Academia Española de Ciencias Cinematográficas, y durante año y medio director general de Telemadrid, murió en su casa madrileña de Pozuelo de Alarcón el pasado lunes, a consecuencia de una afección cardiaca. Como presidente de la Acadenda del Cine creó los premios Goya, y su carrera como guionista y productor está estrechamente vinculada a la obra de José Luis Garci.

José María González Sinde nació en Burgos el 12 de octubre de 1941 e inició su vida profesional en los años sesenta, en el mundo discográfico, trabajando para las marcas RCA e Hispavox. Compaginó estos trabajos con los cursos de producción y de guión en la desaparecida Escuela Oficial de Cinematografía (EOC), y allí, en el hervidero de la EOC, decidió finalmente su vocación hacia el cine, poniéndola en práctica nada más acabar sus estudios en ella.Produjo El love feroz, dirigida por José Luis García Sánchez, y escribió el guión de Asignatura pendiente con José Luis Garci, que la dirigió. Es ésta una de las películas más taquilleras de la historia del cine español. Más tarde escribió también los guiones de Solos en la madrugada y Las verdes praderas, ambas dirigidas también por José Luis Garci. Y produjo -entre el medio centenar de largos y cortometrajes que llegó a impulsar y crear- Cántico y Los verdugos, dos filmes dirigidos, respectivamente, por Jorge Grau y Basilio Martín Patino.

Él mismo se aventuró en la dirección con Viva la clase media. Fue un productor agilísimo, y con visión clara de lo que quería, en los confusos años de la transición, y uno de los pocos que se aventuró en filmes donde la busca de rentabilidad incluía el riesgo de un compromiso abierto con la izquierda militante. Su capacidad de trabajo era enorme, y ella le llevó al centro de prácticamente todas las iniciativas destinadas a engrasar la oxidada maquinaria del cada día más paralizado cine español.

En la última etapa de su carrera, González Sinde se escoró hacia trabajos más organizativos que creativos: además de presidir la academia fue director de los festivales de otoño de Madrid, y en 1990 y 1991, director de Telemadrid. La muerte le sorprendió en pleno retorno al trabajo creativo. Acababa de finalizar el guión de la segunda parte del Quijote de TVE y dirigía un filme con guión de Rafael Azcona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de diciembre de 1992