Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Perú concede asilo político a los militares golpistas que huyeron de Venezuela,

El presidente de Perú, Alberto Fujimori, anunció que su Gobierno concederá asilo político a los 93 militares venezolanos que volaron el pasado viernes a este país tras fracasar su intentona golpista, y expresó su deseo de que este hecho no deteriore las relaciones entre ambos países. Eso no impidió que criticase duramente al Gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez. "La decisión está tomada", dijo Fujimori, quien argumentó que ésta se sustenta en los convenios y tratados internacionales vigentes. Aseguró, además, que tanto el avión Hércules C-130 que utilizaron los golpistas como las armas que les fueron incautadas se devolverán a Venezuela.

El Gobierno venezolano hizo saber ayer que no comparte la decisión de las autoridades peruanas, pero añadió que la acepta. El ministro venezolano de Relaciones Exteriores, Fernando Ochoa Antich, rechazó además que los militares huídos el pasado viernes hubieran cometido delitos políticos, cuando lo que hicieron fue bombardear "indiscriminadamente objetivos militares y civiles".Fujimori se amparó en las normas del derecho internacional: el país al que se le solicita el asilo es el que tiene la potestad de decidir si este beneficio es concedido o desestimado, argumentó para legitimar su decisión de acoger a los militares venezolanos.

Citó como ejemplos las solicitudes de asilo cursadas a los Gobiernos de Costa Rica y Chile, respectivamente, por el empresa rio peruano Julio Vera Gutiérrez y por Jorge Polack, accionista de una radio limeña. Ambos fueron vinculados por el propio Fujomori a la intentona golpista del 13 de noviembre pasado en Perú. "Si los Gobiernos de esos países nos comunican por vía diplomática que han aprobado las solicitudes de asilo, nos limitaremos a extender los salvoconductos correspondientes", dijo Fujimori. El ministro chileno de Exteriores confirmó el pasado domingo que su país concederá asilo a Jorge Polack, quien permanecía en la legación chilena en Lima, y declaró que espera que las autoridades peruanas hagan efectivo el salvoconducto prometido.

El pasado domingo 29 dos miembros de la cancillería peruana viajaron a la ciudad de Iquitos, donde aterrizaron los militares venezolanos, y desde donde han efectuado los trámites correspondientes para oficializar su petición de asilo.Entrevista en Iquitos

El consejero presidencial Carlos Pareja y el primer secretario de la cancillería peruana Luis Ibarra, se trasladaron a la sede de la V Región Militar en Iquitos para entrevistarse con el general Tomás Castillo, comandante de la zona. Pareja declaró a la prensa que primero se entrevistaría con el general Castillo para ser informado de todo lo sucedido desde la llegada de los militares venezolanos. Además, aseguró que hoy lunes tomaría contacto con el general de la fuerza aérea venezolana, Efraín Francisco Visconti Osorio.

El presidente peruano expresó su deseo de que la concesión del asilo no deteriore aún más las relaciones diplomáticas con Venezuela, suspendidas desde el autogolpe dado por el mandatario peruano el 5 de abril último.Sin embargo, al referirse a la situación venezolana, Fujimori dijo que se trataba de hechos lamentables que son producto de la implantación de democracias engañosas y dictaduras de cúpulas partidarias. "El pueblo pide cambios profundos, ya se cansó de la demagogia y la corrupción".

Las indirectas no se quedaron allí. Fujimori declaró que lo que más lamentaba era la pérdida de tantas vidas. "En el Perú no sucedió ésto debido a que el servicio de inteligencia actuó con suma eficiencia", dijo al comentar la intentona golpista que sufrió su país el 13 de noviembre pasado. Luego, con una sonrisa de medio lado, Fujimori recomendó al presidente Pérez que intente aumentar su aceptación popular. El presidente peruano recordó que un 90% de la opinión pública venezolana desaprueba la gestión de Pérez.

Interrogado sobre lo que haría si se encontrara en el lugar del presidente Carlos Andrés Pérez, Fujimori respondió: "Tendría un buen sistema de inteligencia. Si ese servicio me dice que tengo un 90% de rechazo popular en mi contra, trataría de revertir esa situación".

"Pero oiga", continuó el presidente después de unos segundos de reflexión, "no quiero que se diga 'ah, Fujimori está sugiriéndole soluciones al presidente de Venezuela'. Lo importante es gobernar al lado del pueblo", concluyó Fujimori.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de diciembre de 1992

Más información

  • Fujimori denuncia las democracias engañosas