Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Perú asegura que existe una trama civil y militar en el fracasado intento de golpe

El presidente Alberto Fujimori anunció ayer que el jefe del Estado Mayor del Ejército peruano, general Juan Valdivia Dueñas, se encuentra bajo arresto domiciliario como consecuencia del frustrado golpe del viernes. Fujimori reveló también, en una entrevista radiofónica, que se ha encontrado documentación que demuestra la existencia de un plan político y militar que, entre otras cosas, pretendía asesinarle y retrasar un año las elecciones al llamado Congreso Constituyente Democrático (CCD), previstas para el próximo domingo. "Indudablemente, hay una mano negra detrás de todo esto", dijo Fujimori.

La comparecencia matutina en Radio Programas de Perú (RPP) y el mensaje a la nación emitido a las 23.30 horas del viernes permiten hacer una suerte de reconstrucción de la frustrada intentona golpista encabezada -de acuerdo con la documentación incautada y probadora de la existencia de todo un compló contra su Gobierno, según el presidente- por el general en la reserva Jaime Salinas, quien contaba con la participación de algunos oficiales en activo.Fujimori señaló que hacía varios días que el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) detectó una serie de reuniones conspirativas de oficiales y civiles en las que se elaboró todo un plan para derrocar a su Gobierno. "Cuando me fue confirmada la información del golpe decidí trasladarme a un lugar equis, que no es el Pentagonito [Cuartel General del Ejército] y dejamos que el plan siniestro continuara para descubrir todas las ramificaciones de los militares sediciosos", declaró Fujimori.

El plan consistía, según él, en eliminar al presidente de la República. Sin embargo, nadie llegó al palacio de Gobierno. Fujimori comentó que el mayor Hugo Ormeño, quien ha sido identificado como el que intentaba asesinarle, fue detenido a pocos metros de palacio hecho un Rambo, con armas de guerra, equipo para abrir puertas y un puñal en la boca. Ormeño iba a utilizar, presuntamente, su condición de segundo en la jerarquía de la Policía Militar, institución encargada de la seguridad de la casa de Gobierno y residencia del jefe del Estado.

A las tres de la mañana, Ormeño intentó salir con un grupo de 40 hombres, seis de su plena confianza, de un cuartel de la Policía Militar próximo a palacio. Treinta y seis de ellos, sin embargo, fueron detenidos. Ormeño persistió y salió del cuartel en un jeep junto a sus seis hombres de confianza, según las palabras de Fujimori, quien indicó que el chófer dejó el jeep al conocer el objetivo de la operación. Ormeño continuó pero fue rodeado por un grupo de tanquetas y reducido. No hubo disparos.

Fujimori precisó nombres de los oficiales en activo y retirados que participaron en el fallido golpe. Dijo, además, que de acuerdo a las primeras investigaciones y a la documentación ¡incautada, se sabe que hubo hasta tres reuniones para preparar el golpe, los pasados días 6, 11 y 12.

Generales y comandantes

"La primera reunión es el 6 de noviembre y asisten los generales Jaime Salinas, los hermanos Manuel y Víctor Obando, Luis Orellano; los comandantes Luis Urquizo, José Chaves y Hugo Ormeño [el encargado de asesinarle], también estuvo Jaime Eduardo Salinas, hijo del general Salinas. A dicha reunión llegó también el general José Pastor", quien ha negado su implicación en la intentona en declaraciones a la prensa.

"El 11 de noviembre, a partir de las 22.45, se produce otro encuentro al que asisten las mismas personas y, posteriormente, al día siguiente, a las 19.00, se produce otra en la que se dan las directrices para el golpe. El plan consistía en que el día 13 a las tres de la madrugada acuerdan reunirse, pero como ya teníamos conocimiento de lo que iba a pasar, rodeamos el lugar y esperamos la llegada de los golpistas. Un poco antes de las tres, llega el general Salinas y permanece allí unos minutos. Paralelamente se detiene a uno de los generales Obando, se produce conmoción y uno de ellos llama al general Salinas. Éste, al enterarse que la conspiración había sido descubierta, sale del lugar en un vehículo blindado. Es detenido y se le incauta, un maletín con documentos. Llama la atención el nombre del propietario del vehículo", dijo Fujimori, "es de propiedad de Vera Gutiérrez", familia propietaria de uno de los canales de televisión de Perú.

Uno de los periodistas le hizo notar que, a pesar de todo este cúmulo de información, se hecha de menos la parte de la historia sobre las motivaciones políticas. El periodista, además, dijo que él había recibido una versión que los golpistas iban a denunciar al Gobierno por intento de fraude en las elecciones al CCI). Según ese plan, las Fuerzas Armadas utilizarían a miembros del SIN y del Ejército, como interventores para anular los votos blancos y nulos. Fujimori replicó que eran los golpistas quienes pretendían aplazar un año las elecciones, y que iban a convocar a los partidos políticos para volver a la situación del 4 de abril, el día anterior a su intervención, con apoyo militar, para congelar la Constitución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de noviembre de 1992

Más información

  • Alberto Fujimori anuncia el arresto domiciliario del jefe del Estado Mayor del Ejército