Capitalistas y cristianos

Entre los angoleños que se apretujan en la cola de uno de los colegios electorales de Luanda, un grupo de jóvenes llama la atención porque sus quejas no se expresan en el portugués de los antiguos colonizadores del país africano, sino en francés.

Forman parte de los miles de retornados, los angoleños que a lo largo de la lucha contra la colonia en los años sesenta y la posterior guerra civil huyeron al vecino Zaire y allí permanecieron hasta su vuelta a Angola hace pocos meses.

"Nos llaman los zaireños porque crecimos en Zaire y allí hicimos nuestros estudios en francés", dice Alain, uno de los integrantes del grupo que sólo lleva tres meses en Angola. Su familia, subraya, pertenece a la etnia de los kicongo, que habita el norte del país. Sus padres eran partidarios del Frente de Liberación Nacional de Angola (FLNA) dirigido por Holden Roberto, que junto con la UNITA y el MPLA combatió a los colonizadores. Ante el acoso sufrido por el contraataque de los portugueses tuvieron que huir a Zaire cuando Alain todavía no había nacido.

Más información
Cinco millones de angoleños acuden ilusionados a las primeras elecciones democráticas de su historia

Discriminados

"Ahora no nos consideran angoleños porque no hablamos portugués", dice Alain. "No es la primera vez que nos discriminan; nosotros somos distintos a los del MPLA: ellos son ateos y nosotros cristianos; ellos son comunistas y nosotros capitalistas. Pero ya nos discriminaron otras veces como prueban las matanzas que el MPLA hizo al comienzo de la guerra con nuestra gente: hablar nuestro idioma podía suponer la muerte".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Alain ha pasado, ante el asentimiento de sus compañeros, del argumento ideológico al tribal con sorprendente rapidez. Para él no hay dudas: "En África no se pueden desligar los principios políticos de los tribales. Ahora los kicongo no vamos a votar al FLNA porque es demasiado débil. Los del Norte votaremos a la UNITA, porque sólo una alianza con el Sur nos puede salvar", explica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS