UNA VISIÓN DEL ARTE CONTEMPORÁNEO

El Reina Sofía presenta su colección con ausencias artísticas destacadas

La primera selección de los fondos 'históricos' llega hasta los años sesenta

Los amplios espacios abovedados de la segunda planta del Reina Sofía tienen telones azules para indicar los 23 ámbitos en que se ha dividido la colección del museo y una nueva distribución de las superficies proyectada por el arquitecto Roberto Luna. La iluminación se proyecta sobre los techos para su dispersión, uniforme sobre los cuadros y concreta sobre las esculturas. El diseño del montaje es del pintor Joan Hernández Pijuán y la directora del museo, María Corral, que han elegido "una mirada sin sobresaltos".La totalidad de las 360 piezas que se exponen en esta primera selección de los fondos, de un total de 12.000 obras, entre pinturas, esculturas, instalaciones y obra gráfica, han pasado por el departamento de restauración para su cuidado y limpieza, y la mayoría de ellas se presentan con un nuevo marco, una especie de bandeja de madera de ramín y moldura de media caña que evita la variedad de modelos y da mayor aire a la pintura. Las cartelas de las obras registran también la procedencia de las mismas, indicando si son legados, donaciones o en depósito.

Más información

Picasso, con Mujer en azul (1901), abre la colección, que abarca desde comienzos de siglo hasta los años sesenta, con especial dedicación a las vanguardias históricas, y una segunda parte de propuestas, con artistas que anuncian el futuro de la colección. Está previsto que para 1994 se instale en la cuarta planta el arte a partir de los años setenta. En el recorrido se van alternando las salas de Solana, Julio González, Dalí, Picasso y Guernica, Miró, Chillida, Fontana, Schnabel, Nauman y Flavin con el cubismo, la escuela de París, el surrealismo, el realismo, los años cuarenta, los informalismos, el arte constructivo y las propuestas más recientes.

La intención de presentar la colección, iniciada hace seis años, es "reflejar el aislamiento y la creación española" hasta los años sesenta y preparar un "proyecto de futuro". "Nuestra idea es que este museo no fuese un lugar de acumulación de obras, sino unas formas de mirar el arte en su significado, lugar y contexto", manifestó María Corral. "La colección llega hasta los sesenta, hasta el final del informalismo, porque ya se tiene una perspectiva histórica; lo demás son propuestas, que deben ser variables". Señaló que junto a los hitos del arte español (Picasso, Dalí, Miró, Gris y Julio González), "muy bien representados", hay otros que han seguido la vanguardia internacional o sus propias creaciones que "reflejan la historia en España del arte del siglo XX".

"Un museo no es jamás una enciclopedia", dijo María Corral sobre las ausencias de movimientos y artistas en la colección. Señaló, en este sentido, los grupos Pórtico y Dau. al Set, el pintor Antonio López y los realistas españoles, aunque insistió en que los artistas deben tener "interés para toda España". También recordó que artistas como Laffón o Antonio López figuran en el programa de exposiciones temporales. Según otras fuentes, el museo espera comprar obras representativas de la escuela de Madrid para montar una sala. En sus fondos, de Antonio López sólo tiene el cuadro Los novios (1955).

El Guernica no fue aludido en la presentación de la colección. En la conferencia de prensa, María Corral dijo que le habían sorprendido los cálculos sobre el público, que puede ver con comodidad el mural. "No nos preocupa la cantidad, sino la calidad. Este montaje supera con mucho el del Moma de Nueva York. Se puede ver su dimensión simbólica y plástica, y con una gran intimidad".

El subsecretario de Cultura, Santiago de Torres, invitó a "ver, disfrutar y vivir" la coleción, al final de un capítulo "complejo y difícil" del arte contemporáneo español. Destacó el sistema de legados y depósitos (la colección tiene un 60% de sus fondos, un 30% de legados y pagos sucesorios y un 10% de depósitos) y los beneficios que puede aportar la ley de mecenazgo para completar las colecciones. Dijo que era "voluntad de Cultura" aumentar el capítulo de adquisiciones de obras, una vez terminadas las reformas del edificio, en una "situación presupuestaria de contención".

Por su parte, José Lladó, presidente del patronato del museo, dijo que esperaba "una polémica enriquecedora" y que era acertado el "discurso" de la colección de este "museo abierto", aunque "hay muchos nombres y capítulos que no están presentes en la colección".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción